¿Cómo está tu higiene psicológica?
Previo
Aleatorio
Los alimentos calóricos caben en una dieta saludable
Siguiente
El auge del huerto urbano
Alimentación

Los huertos urbanos toman la ciudad

Cada vez es más común encontrar espacios en las ciudades destinados al autocultivo de frutas, verduras y hortalizas.

Ya sea en un solar habilitado, en una parcela rescatada o en las azoteas de edificios en las que metros más abajo la vida urbana continúa con su ritmo frenético: cada vez hay más animales de ciudad que se suman a la corriente de la agricultura urbana.

La unión de dos elementos aparentemente opuestos, la huerta y la ciudad, se ha convertido en una realidad de nuestro tiempo. El boom de los agricultores urbanos supone un intento de conciliar dos elementos fundamentales de nuestras vidas como son la alimentación y el entorno en el que habitamos.

Una idea que en un principio pareció descabellada toma ahora protagonismo en muchas ciudades, con un nuevo planteamiento que busca acercar los orígenes a la vida de hormigón, una idea sobre la que se ha comenzado a legislar y la cual está muy presente en proyectos de regeneración de ciertas zonas y en la proyección de nuevos planes urbanos.

nutrición saludable

Compra con causa social destinando el 100% a Músicos por la Salud

Así es, los tomates, lechugas, limones, patatas y la rúcula son algunos de los nuevos pilares de esta moda racional que fusiona la posibilidad de cultivar uno mismo en la aventura de la búsqueda de la mejora alimentaria y la apuesta por la constructiva sencillez de pasar el tiempo libre reconciliándonos con el entorno.

El autocultivo o ‘huerting’  es uno de los elementos característicos de la generación millennial, que encuentra en el respeto al medio ambiente y el concepto de sostenibilidad uno de sus puntos vertebrales, el cual ha sabido trasladar a grupos poblacionales de forma transversal para que este hábito saludable se haya convertido en una realidad compartida en muchas ciudades.

Y es que la idea del huerto urbano va más allá de la anécdota de lo cultivado puesto que supone, a su vez, asentar las bases de una nueva filosofía sobre la vida en la ciudad en búsqueda del equilibrio y la atención por un tratamiento cercano por los productos que consumimos. En definitiva, volver a incorporar, aunque sea de forma simbólica, el elemento natural en nuestras vidas.

Un chico trabaja en huertos urbanos

Proliferan los huertos urbanos. Imagen: Jill Chen (Shutterstock)

Huerting: ¿por dónde empezamos?

  1. Elige dónde estará tu huerto urbano. ¿Tienes balcón? ¿Azotea en tu edificio? ¿Alguna parcela habilitada en tu barrio? Una jardinera en tu balcón puede ser el comienzo perfecto para esta nueva relación con la agricultura, sólo has de tener en cuenta que los cultivos necesitarán luz y agua, tanto en invierno como en verano.
  2. Para empezar es mejor escoger cultivos que evolucionen rápidamente ya que los resultados te motivarán a continuar con la actividad. ¿Por qué no empezar con unos rabanitos?
  3. Sé responsable, consulta siempre las necesidades de cada uno de los cultivos, el tipo de tierra necesaria, la forma de riego así como las temperaturas necesarias para su correcto crecimiento.
  4. Desconecta, disfruta y relájate con este pasatiempo que inyecta en la selva urbana cápsulas de naturaleza y equilibrio.
1Comentarios
Deja tu respuesta
  • Anne Trabenna
    26 Agosto, 2015 at 6:06 pm

    Ojalá los ayuntamientos habilitaran más terrenitos cerca de la ciudad par hacer huerting. Ojalá.

Deja tu comentario

Marta Ramón

Conoceme Mejor
Soy:
Me gusta:
No me gusta: