Las tertulias dialógicas alzan la voz para revolucionar la educación
Previo
Aleatorio
Los videojuegos como alternativa didáctica en las clases del futuro
Siguiente

Descubre las claves del ejercicio físico durante el embarazo

por Andrea Paredes Sobre 25 diciembre, 2016
Ejercicio físico

Realizar ejercicio físico durante el embarazo es altamente recomendable.
Descubre aquellos deportes que puedes practicar durante la tan anhelada espera.
El embarazo y sus antojos son una excusa para cumplir esos caprichos que no te permitías ¡Admítelo!, pero no debes permitir es que sea una excusa para dejar de la actividad física.

Estar embarazada es una travesía, donde la madre poco a poco descubre cómo cambia su cuerpo y como crece otro ser dentro, sin embargo, por miedo o desconocimiento no se debe dejar de practicar deportes, todo lo contrario, la práctica de alguno de ellos contribuye el bienestar físico y emocional durante esta etapa.  A continuación, te damos algunos consejos sobre cómo y con qué frecuencia realizar ejercicio físico para mantenerse en forma durante el embarazo. Te recomendamos la supervisión de un médico, pues es la persona más adecuada para prescribir el ejercicio más adecuado para tus circunstancias individuales.

¿Qué ejercicio físico se pueden realizar durante el embarazo?

En términos generales no está contraindicada la práctica deportiva en el embarazo, por el contrario, algunos deportes benefician al bienestar de la madre y su estado físico. De acuerdo a la doctora Begoña Olartecoechea, del Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Clínica Universidad de Navarra, lo siguientes deportes pueden ser realizados sin riesgos mayores:

  • Las mujeres que no realizan ejercicios constantemente se les recomienda yoga, pilates y estiramientos que puedan ser adaptados para mujeres embarazados y realizados de forma suave y con el control de un profesional.
  • Otra alternativa para quienes no realizan ninguna actividad física, es caminar media hora diaria en terreno llano sin realizar un esfuerzo excesivo, de esta manera poco a poco se irá tomando el hábito y será más fácil cada vez.
  • La natación contiene diversos beneficios para la tonicidad y circulación, debido a que se utilizan diferentes grupos musculares mientras que el peso del cuerpo es sustentado por el agua. Se recomiendo practicar hasta el octavo mes en aguas sin oleaje y temperaturas moderadas.
  • Para quienes eran aficionadas a la bicicleta antes del embarazo lo ideal en esta etapa es la bicicleta fija para evitar golpes, caídas y saltos; su práctica se debe limitar hasta el quinto mes según especialistas.

Recordar que la hidratación y pausas constantes son esenciales al realizar cualquiera de estas actividades física.

#embarazo y ejercicio físico ¿todavía piensas que son incompatibles? #soyresponsable.es Click Para Twittear

¿Cuáles son los beneficios del ejercicio físico durante el embarazo?

Los beneficios de llevar una vida activa en el embarazo se reflejan en el estado físico y psicológico de la madre, según la doctora Carmen Zabau, jefa de Diagnóstico Prenatal del Instituto Marqués de Barcelona, pueden destacarse los siguientes:

  • En el estado físico se mejora la circulación sanguínea, capacidad pulmonar, ritmo cardiaco, refuerza el sistema muscular en la zona pélvica, resistencia física y aumentan las defensas inmunológicas previniendo así enfermedades, insomnio, calambres, dolor lumbar, entre otros.
  • A nivel general, psicológicamente aumenta la autoestima, seguridad emocional, estrés y proporciona mayor sensación de bienestar general.

¿Qué debes saber para empezar?

Paso a paso: Si no se suele realizar ejercicio de manera regular se recomienda comenzar a caminar 15 minutos para empezar, luego poco a poco se puede ir aumentando la cantidad de tiempo, al igual que los días de actividad. Recordar que hay que controlar el ritmo cardiaco ya que el bebé aumenta también su frecuencia cardíaca como mecanismo de protección.

  • Calentamiento: Es indispensable calentar, estirar y posteriormente, enfriar, para que el cuerpo se adapte a cada una de las etapas del ejercicio físico.
  • Equipamiento: la vestimenta influye totalmente en la percepción de la actividad, se recomiendo un calzado deportivo cómodo, al igual que ropa holgada, gorra y sujetador deportivo.
  • Hidratación: La botella de agua no es un accesorio deportivo, es una obligación, la hidratación constante es necesaria en toda actividad física, especialmente en aquellos lugares de temperaturas elevadas.
  • Alimentación: Está contraindicado realizar ejercicio con el estómago vacío, si la sensación de llenura molesta, ingerir un alimento sencillo, como plátano, frutos secos o cereales.

[Te recomendamos: La alimentación durante el embarazo]

Diferencia de los trimestres

Cada trimestre del embarazo es diferente, durante el primer trimestre hay menos peso sin embargo el riesgo de aborto es mayor, por lo cual se debe evitar actividades que requieran mucho esfuerzo. El ritmo cardiaco se acelera a 15 latidos por minuto y continuará aumentando, al igual que la respiración se hace más rápida para asegurar el aporte de oxígeno al bebé.

En el segundo trimestre el riesgo disminuye, pero el peso del bebé aumenta, por tal manera la barriga comienza a molestar y el dolor de espalda surge por el cambio de la distribución del peso, los ligamentos y cartílago de la parte delantera de la pelvis se aflojan y aumentan la movilidad de esas articulaciones; además la cantidad de oxígeno disponible para el ejercicio de reduce y causa menor resistencia física.

[Relacionado: Mitos y verdades sobre la lactancia materna]

Finalmente, en el último trimestre de la gestación los impedimentos son mayores: posibilidad de contracciones aisladas y dolores difusos durante la práctica deportiva, igualmente continua la dificultad para respirar puesto que el útero comprime el diafragma. En estos meses se recomiendan actividades ligeras como nadar, estiramientos o yoga, ejercicios que contribuyen principalmente con la relajación.

¿Qué tipo de deportes están contraindicados?

De acuerdo a la doctora Begoña Olartecoechea del Departamente de Ginecología y Obstetricia de la Clínica Universidad de Navarra, existen distintos deportes prohibidos durante, aquellos que conllevan riesgos de traumatismos, caídas y lesiones; entre las actividades físicas que no se recomiendan se encuentran:

  • Deportes que supongan un esfuerzo o involucren movimientos bruscos, saltos y levantar peso.
  • Aquellos que conllevan a riesgo de caídas y lesiones como el esquí, equitación, polo, karate, boxeo, basket y patinaje.
  • Mientras que en el último trimestre del embarazo se deben evitar los deportes que suponen impacto del peso del feto en el suelo pélvico, tales como aerobic, zumba o tenis.

Se debe limitar toda actividad deportiva durante el embarazo aquellas mujeres con alguna enfermedad o condición física delicada:

  • Alguna enfermedad cardiaca.
  • Hipertensión arterial o problemas cardiovasculares.
  • Placenta previa o rotura prematura de membrana.
  • Abortos previos.
  • Cualquier otra enfermedad deberá ser consultada a un especialista por si conlleva a un riesgo.

¿Cuándo parar?

Si se ha realiza ejercicio, además de la opinión del especialista, se debe guiar por las sensaciones e instinto, habrá ocasiones en las que apetezca mucho realizarlo, otras no, lo importante es saber reconocer la señales que envía el cuerpo, así como también algunos síntomas que indican que se debe parar.:

  • Dolor de cabeza
  • Mareos o falta de visión
  • Debilidad muscular y dolor abdominal intenso
  • Acumulación excesiva de líquido
  • Palpitaciones y lenta recuperación de la frecuencia cardiaca o la tensión arterial normales tras finalizar el ejercicio
  • Pérdida de líquido o sangrado vaginal
  • Contracciones persistentes (más de 6-8 por hora)

Al dar a luz, especialistas establecen un espacio de 40 días para retomar actividades deportivas, aunque si se ha realizado cesárea se recomienda no practicar ninguna actividad deportiva en los dos primeros meses para proteger el suelo pélvico.

[Te gustará: La lactancia también beneficia a la madre]

Recordad que sea cual sea la actividad física que vayáis a realizar, siempre debes preguntar a tu médico de cabecera si tu estado de salud te lo permite, todos los cuerpos responden de manera distinta a los estímulos y a pesar que se recomiende la práctica física, consultar a un especialista es indispensable.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

2 + 19 =

Andrea Paredes

Conoceme Mejor
Soy: Responsable, creativa y crítica
Me gusta:
No me gusta: