Descubre las claves del ejercicio físico durante el embarazo
Previo
Aleatorio
Ir al trabajo en bici mejora tu salud y tu bolsillo
Siguiente

10 frases inspiradoras y bonitas sobre el talento

Salvatore Moccia
Como empresaria y directiva, Mary Kay adoptó la Regla de Oro como filosofía de conducta, estableciendo que la mejor línea de actuación en casi cualquier circunstancia podía ser fácilmente identificada según la norma de tratar a los demás tal y como nos gustaría ser tratados. Es ella misma quien nos ha dejado una serie de frases bonitas e inspiradoras sobre el talento.
por Salvatore Moccia Sobre 26 Abril, 2017
Empleabilidad

Mary Kay Ash fue una empresaria fundadora de Mary Kay Cosmetics.
Como empresaria y directiva, Mary Kay adoptó la Regla de Oro como filosofía de conducta, estableciendo que la mejor línea de actuación en casi cualquier circunstancia podía ser fácilmente identificada según la norma de tratar a los demás tal y como nos gustaría ser tratados. Es ella misma quien nos ha dejado una serie de frases bonitas e inspiradoras sobre el talento.

Su excepcional historia comenzó hace más de 50 años, cuando Mary Kay Ash fundó la compañía Mary Kay Cosmetics. Hoy en día, Mary Kay continúa el legado de Mary Kay Ash: inspirar, enriquecer y alentar a las mujeres a hacer grandes cosas.
Los productos Mary Kay® se venden en más de 35 mercados de todo el mundo y el total de la Fuerza de Ventas Independiente de Mary Kay alcanza los 3 millones de personas.

Compra con causa social destinando el 100% a Músicos por la Salud

Líderes del mundo de los negocios, escritores, políticos y académicos han reconocido el ingenio y la determinación de Mary Kay Ash. Durante su vida recibió numerosos galardones de gran prestigio, que continuaron concediéndole también tras su fallecimiento el 22 de noviembre de 2001.

Mary Kay Ash nos inspira...Tratar a los demás como nos gustaría ser tratados Clic para tuitear

Mary Kay Ash es un ejemplo de mujer inspiradora. soyresponsable.es
[Mary Kay Ash es un ejemplo de mujer inspiradora. soyresponsable.es]

Además, subraya siempre que todos directivos deben empeñarse para desarrollar los talentos de las personas con las cuales trabajan. A menudo, pero, tengo la sensación que las empresas no se componen de “casos perdidos”, sino gente perdida, sin rumbo ni motivación, frecuentemente maltratada y vejada, sino incluso humillada como persona.

Compra con causa social destinando el 100% a Músicos por la Salud

Si no quiere ser uno de estos directivos, te aconsejamos estas frases inspiradoras y célebres que nos señalan algunas claves sobre el talento:

  1. El talento no tiene edad [afortunadamente], significando que la incidencia de la juventud vale tanto como la experiencia de los viejos. No hay una edad como para el carnet de conducir en la que nos transformamos en talento. El don se puede descubrir desde pequeño o incluso a una edad avanzada, aunque prefiero pensar que somos capaces de descubrir nuestro don cuando todavía tenemos mucho tiempo por delante para ir generando intereses.
    El verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo invisible – Oscar Wilde Clic para tuitear
  2. El talento es universal, significando que no existe una raza superior que tiene más talento por su origen de nacimiento. Por tanto, no puedo creer que exista una raza superior que tenga más talento por su origen de nacimiento. El talento está en cualquier rincón del mundo y no tiene colores, no lleva etiquetas ni tampoco el nombre de la universidad en la que hemos estudiado. El talento es como los números: en cualquier lugar del mundo se entienden por lo que son. El tres es el tres en Italia, en China y en Australia. Y no puedo pensar que el buen Dios ha ido entregando talentos alrededor del mundo con un mapa geográfico en las manos.

    “La prueba para saber si puedes hacer un trabajo o no, no debería depender de la organización de tus cromosomas– Bella Abzug”

  3. El talento debe ser contagioso, significando que no es la mediocridad la que tiene que contagiarse, sino el talento. El directivo tiene que permitir que el talento se expanda por toda la empresa. Entiendo que el talento es como la felicidad. Se puede y se debe contagiar. Así como la mayor felicidad de un individuo feliz es hacer que también los demás sean felices, la mayor felicidad de la persona con talento es compartir sus dones con otras personas con otros dones y hacer que todos estos dones converjan hacia un objetivo común.
    La mediocridad no se debería imitar – Honoré de Balzac Clic para tuitear
  4. El talento necesita buena voluntad y humildad, significando que a nadie le falta talento; lo que a muchísimos les falta es la buena voluntad. Nadie duda de que la gente tenga suficientes conocimientos para abordar y resolver los problemas de las empresas, pero el problema puede ser que estas personas no estén desmotivadas y carecen de voluntad. Y no me refiero solo a la voluntad de aportar innovación, sino también a la de trabajar lo mínimo para ganarse el sueldo al final del mes. Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad.
    No puede haber grandes dificultades cuando abunda la buena voluntad - Maquiavelo Clic para tuitear
  5. El talento necesita ser perseverante, paciente y prudente. En lo más hondo, ¿qué es el talento? ¿Es una llama que llega hasta al cielo para apagarse al instante?, o ¿es una llama pequeña, pero fina que sigue luciendo año tras año? ¿Y qué se debe hacer para que siga encendida? Alimentar la llama con la virtuosa pasión. «Pintada está mi casa del color de las grandes pasiones», decía el poeta, pero aquí no se trata de grandes pasiones de amor, sino de enamorarse de lo que hacemos en nuestro trabajo. El hombre es un ser vivo con tres dimensiones fundamentales: el cuerpo, la inteligencia y la voluntad. Pero, es la voluntad la que pone a la inteligencia en acción, aunque se necesita algo más para que la inteligencia siga funcionando cuando las cosas no salen como las habíamos imaginado: la perseverancia. En la vida lo difícil no es comenzar algo, sino continuar con perseverancia hasta el final.
  6.  “El genio se compone del dos por ciento de talento y del noventa por ciento de perseverante aplicación – Ludwig van Beethoven”

  7. El talento necesita valentía.  Decía la famosa bailarina rusa Anna Pavlova que «Nadie puede llegar a la cima armado solo de talento. Dios da el talento; el trabajo transforma el talento en genio». Por lo tanto, la persona con talento no puede esperar a que Quien le ha dado estos dones lo haga todo en su lugar. Cada uno de nosotros tiene que esforzarse para que estos dones den frutos y, para eso, hay que ser valiente.
    Quien obra puede equivocarse, pero quien no hace nada ya está equivocado - Santa Teresa de Ávila Clic para tuitear
  8. El talento necesita confianza, significando que hay que dejar a las personas hacer lo que tienen que hacer y confiar en ellos. Creo que el talento requiere espacio; es decir, debe desarrollarse en un ambiente de confianza que le permita poder experimentar y probar. Además, el talento necesita no estar encasillado en unos límites impuestos por los de arriba. Debe poderse mover, dentro de lo que le corresponda, pero con autonomía, libertad e independencia, porque, si no, su parte más creativa se queda reducida.
    ¡Confiamos demasiado en los sistemas y muy poco en los hombres! - Benjamin Disraeli Clic para tuitear
  9. El talento necesita transparencia y sinceridad, significando que para que el talento se pueda desarrollar necesita un ambiente transparente, sincero, honesto, inequívoco, sin dobles mensajes y engaños, sin contaminación, o sea, sin todos aquellos elementos que puedan enturbiar su autenticidad. No sé si lo habéis pensado alguna vez, pero los elementos más importantes de la naturaleza, el aire y el agua, son transparentes, sinceros, honestos. Cualquier cosa que les añadamos y que no les corresponda, por ejemplo, un gas de un tubo de escape o un residuo químico de una fábrica, automáticamente se tiñen de un color no natural para ellos. Así que creo que el talento tiene que ser transparente, auténtico, veraz y, al mismo tiempo, para que se desarrolle a su máxima potencia, moverse en un ambiente de sinceridad y honestidad. La opacidad, al fin y acabo, no deja pasar la luz o, dicho de otra forma, le niega el derecho de cumplir con su misión: iluminar. Esto es lo que le corresponde al talento, iluminar como el sol y fluir como el agua entre los obstáculos, esperando no encontrar un agujero negro y profundo que se la trague por completo o un dique con el corazón de hierro que definitivamente pare su fluir.
    Quien dice la verdad, ni peca ni miente – Refrán popular Clic para tuitear
  10. El talento necesita humanidad, significando que solamente los estúpidos maltratan a sus empleados y luego temes sus reacciones. ¿Es necesario humanizar una empresa humana? Sí, y, de hecho, las experiencias de empresas de Estados Unidos y de algunos países escandinavos demuestran que no solo es posible compaginar una economía eficaz y un ambiente de trabajo digno y humano, sino que es necesario atender a la cuestión de la humanización de la empresa si esta quiere ser y mantenerse competitiva a largo plazo. La situación económica actual nos indica que ha llegado la hora de rediseñar los modelos organizativos y concentrarnos en aquellos modelos en los que la dimensión humana pueda volver a ocupar el lugar privilegiado que le corresponde. La competencia corre a mucha velocidad, y la única forma de estar siempre por delante es contar con unos trabajadores leales, honestos y comprometidos con el proyecto empresarial. El punto crucial en este asunto es entender que la ventaja competitiva reside en la capacidad de aprender y reaccionar más rápidamente que los competidores y que esto solo depende de las personas. De hecho, las batallas decisivas de la empresa actual no se libran en las complicadas estructuras mercantiles o burocráticas, sino en el territorio humano, en el ámbito de las personas.

     “Mira por tus soldados como miras por un recién nacido; así estarán dispuestos a seguirte hasta los valles más profundos; cuida de tus soldados como cuida de tus queridos hijos, y morirán gustosamente contigo – Sun Tzu”

  11. El peor enemigo del talento es la estupidez, significando que el peor enemigo del talento es la mala gestión o, mejor dicho, la estupidez. El talento rehúye de las maldades y de la estupidez. Al talento no le gusta la mediocridad, sobre todo cuando va acompañada por la arrogancia y la soberbia.
    La inteligencia tiene sus límites, la estupidez no – Claudie Chabrol Clic para tuitear

Compra con causa social destinando el 100% a Músicos por la Salud

Salvatore Moccia
Profesor de Estrategia. Universidad UNIR-La Rioja
Doctor por la Universidad de Navarra y Profesor de estrategia, liderazgo, gestión del talento y recursos humanos.
Es autor del libro “El buscador de talentos” (EUNSA) y co-autor del libro “Trabajar con buen humor” (EUNSA).

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

Salvatore Moccia
Salvatore Moccia

Conoceme Mejor
Soy:
Me gusta:
No me gusta: