¿Cambiaría tu vida si vivieras en una smart city?
Previo
Aleatorio
¿Tu hijo/a sufre acoso escolar? ¡Descubre cómo prevenirlo!
Siguiente
Comida-Desperdicio
Solidaridad

Francia prohíbe tirar los alimentos en buen estado

Los supermercados no podrán tirar a la basura los productos en buen estado una vez echen la persiana, deberán cederlos a organizaciones benéficas. Ni un alimento en buen estado en los contenedores. El gobierno francés se ha propuesto agitar las conciencias y frenar los excedentes.

En una apuesta decidida por la responsabilidad social y la eficiencia energética, Francia emprende así el objetivo de reducir a la mitad la cantidad de alimentos que se desperdician en 2025. Las frutas, verduras u otros productos perecederos que no puedan vender los supermercados de más de 400 metros cuadrados del territorio francés, ya no terminarán en el camión de la basura a partir del verano de 2016.

Mediante una ley, el gobierno ha establecido la obligación de ceder estos productos a entidades benéficas para que puedan aprovecharlos, ya que se trata de alimentos en buen estado, que mantienen sus propiedades, pero que los supermercados rechazan volver a poner a la venta el día siguiente porque su aspecto puede estar un poco deteriorado tras haber permanecido expuestos.

Reducir el consumo energético

Más allá de una estrategia para promover la igualdad social, derivando los alimentos hasta aquellas personas con pocos recursos, otro de los objetivos de esta medida del ejecutivo francés es la reducción a la mitad del consumo energético en el año 2050. Los alimentos que terminan en los contenedores dejan tras sí un gasto energético, que se desperdicia si finalmente el producto no es consumido.

Para obtener los productos agrarios, por ejemplo, se han utilizado tierras cultivables, agua y su proceso de cultivo ha producido emisiones de gases que inciden en el efecto invernadero. Se estima que anualmente los alimentos rechazados han generado 3.300 toneladas de dióxido de carbono. Además, los residuos en que se convierten los alimentos perecederos implican un tratamiento y un coste económico.+

Cada ciudadano francés echa al año 20 kilos de comida a la basura. En términos económicos supone un derroche de entre 100 y 160 euros

Por otra parte, el gobierno francés quiere implicar a toda la cadena alimentaria en la reutilización de los productos frescos que, en la mayoría de los casos rechazan los comercios por cuestiones de estética. Es esta la razón por la que el ministerio se ha decidido a atajar el derroche de comida por parte de los supermercados.

Las cifras del desperdicio de alimentos en el territorio francés son conmovedoras. De acuerdo con los datos del Ministerio de Ecología y desarrollo sostenible, desde 1974 se ha multiplicado por diez el porcentaje de alimentos desperdiciados en el país. Cada francés tira al año en torno a 20 kilos de comida, lo que implica que cada ciudadano galo anualmente echa a la basura entre 100 y 160 euros.

Concienciación a las futuras generaciones

Es, según la FAO, desde que se recolectan los productos frescos hasta que llegan a la mesa donde mayor porcentaje de productos se desechan. De ahí, que en algunos países como Portugal, ya estén surgiendo iniciativas ciudadanas para reutilizar estos alimentos.

Tras el intento por concienciar a los supermercados de la prohibición de tirar los productos en buen estado, el gobierno francés también tiene previsto emprender acciones de concienciación en los colegios para implicar a las futuras generaciones en la optimización de los recursos alimentarios y energéticos. Aunque les queda mucho para conseguirlo, lo más importante es que la administración francesa ya se ha decido a comenzar a lograrlo.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

dieciseis − 14 =

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo