Probióticos 'made in Spain': casos de éxito
Previo
Aleatorio
Envejecer de manera sana
Siguiente
Alimentación

El pez cueva podría tener la clave contra la obesidad

Ya es posible combatir la obesidad gracias al pescado aunque no te guste, porque no hace falta comerlo. El pez cueva nos da las claves genéticas para conseguirlo.

Cuando llevamos años luchando contra la obesidad, hemos probado miles de remedios milagrosos y sufrido cientos de dietas de lo más variopintas o hemos arriesgado nuestra salud con medicamentos de dudosa reputación, ahora resulta que la solución a la obesidad podría estar en una curiosa criatura. En concreto un pez, el pez cueva. Es sabido que hay muchas personas que odian el pescado. Pero tranquilos que no habrá que comerlo para adelgazar. Sin embargo, su estudio ayudará a los científicos a comprender cómo las personas engordan pese a hacer dieta. Y con ello, a buscar un modo de evitarlo en el futuro.

El pez cueva, ¿qué es?

El pez cueva es un extraño animal que vive en cuevas y alterna periodos de hambre con otros periodos de atracones. Similar a lo que sucede cuando los animales hibernan, cuando estos peces encuentran alimento comen sin parar, almacenando en su cuerpo todas las calorías posibles con vistas a sobrevivir en periodos de escasez o hambruna.

Lo que más ha maravillado a los estudiosos es que se trata del pez más gordo que se ha encontrado hasta el momento, pese a que también, paradójicamente, el que menos come. Se calcula que este pez puede comer una sola vez al año. Eso sí, ese día se pone las botas y come hasta hartarse. Y es que tiene que acumular reservas de energía.

¿Por qué el pez cueva ayudará a combatir la obesidad?

El metabolismo del pez cueva, una vez estudiado cómo funciona y cómo se activa, dará una pista importante para comprender de qué manera el metabolismo humano también decide ralentizar su consumo de energías provocando que aumentemos de peso. Y es que hay personas a las cuales las dietas le resultan ineficaces para adelgazar, ya que al dejar de comer su cuerpo comienza a reducir la quema de calorías y la pérdida de peso se queda estancada.

Analizando el ADN del pez cueva

Los científicos analizan ahora el ADN del pez cueva. También están analizando el hábitat en el cual vive para establecer una relación que explique la evolución en su cuerpo y mutaciones de su ADN hasta almacenar tantas calorías.

Tanto humanos como peces cueva compartimos una mutación similar en nuestro ADN, la MC4R, que determina la herencia de un gen que causa la obesidad. De hecho, los niños que poseen este gen no pueden parar de comer. Lo que para los peces es una ventaja, para los humanos se ha convertido en una auténtica problemática, ya que cada vez hay más casos de obesidad en niños.

El pez cueva permitirá dar un paso más, parece que importante, en la lucha contra el sobrepeso.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo