Cultiva hortalizas ecológicas desde tu smartphone
Previo
Aleatorio
Receta: Tarta de chocolate baja en calorías
Siguiente
Friega las botellas de plástico si necesitas reutilizarla
Alimentación

¿Es seguro rellenar las botellas de plástico?

¿Cuántas veces has rellenado una botella de plástico vacía sin tomarte la molestia de lavarla? ¿Decenas, cientos, miles? Pues decenas, cientos o miles de veces has corrido el riesgo de contraer problemas de salud, similares a una intoxicación alimentaria, y no por las sustancias químicas que pueden filtrarse en el agua, sino por las bacterias que esconde el recipiente.

No es lo más habitual, pero para beber sin riesgos agua en una botella reutilizada lo más aconsejable es fregarla antes. ¿Cómo? En primer lugar, descarta aquellas botellas que estén muy agrietadas o se hayan deformado. Para aprovechar las mejor conservadas sin poner en peligro tu salud, tan sólo necesitas detergente de fregar y un poco de agua –que no esté demasiado caliente– para enjuagarlas. No introduzcas el nuevo líquido hasta que no esté seca.

No obstante, y pese a estas pautas de higiene, no es recomendable reutilizar las botellas de plástico y no es precisamente por el interés comercial de las embotelladoras. Pese a que seas tremendamente escrupuloso con su limpieza, los diminutos recovecos de este contenedor transparente pueden albergar bacterias que el detergente no pueda aniquilar.

Nido de bacterias

De hecho, a la vista de los estudios, las bacterias campan a sus anchas en las botellas de plástico. Así lo demostró una investigación, publicada por Canadian Journal of Public Health. De acuerdo con este estudio, dos terceras partes de las 76 botellas de escolares reutilizadas y que eran objeto del estudio superaban la cantidad de bacterias toleradas por la normativa.

Al margen de los microorganismos, existen determinados factores, como las altas temperaturas, que pueden agravar la reproducción de bacterias. Y a este riesgo cabe añadir que las botellas están en contacto con numerosas fuentes de contagio de estos diminutos microorganismos, como las manos, las bolsas, los lugares donde descansan.

Por si estas circunstancias no fueran suficientes para convertir a las botellas de plástico que solemos rellenar en un riesgo para tu salud, determinadas condiciones derivadas del uso de estos contenedores transparentes, como pueden ser los componentes de la saliva o la humedad, favorecen la proliferación de los microorganismos.

La alteración de determinados componentes químicos del plástico debido a circunstancias como el calor podría impregnar el agua de sustancias poco saludables, como el bisfenol A, conocido popularmente como BPA.

¿Existen alternativas?

Ahora bien, a pesar de todos los riesgos que supone aprovechar una botella de plástico, ¡no te vuelvas hipocondríaco y te niegues en rotundo a rellenarlas! En ese caso llevarías un estilo de vida saludable, pero quizá el medio ambiente se resentiría. ¿Qué hacer entonces para preservar tu salud, respetar el medio ambiente y, a su vez, beber agua embotellada?

Lo más conveniente es comprar botellas de cristal con una capa protectora o bien botellas de acero inoxidable. En el caso de que resulte inevitable adquirir una botella de plástico, busca aquellas que sean de polipropileno, que suele ser blanco, ya que están hechas de un tipo de plástico que no es reactivo. Son las que se emplean en los laboratorios.

No obstante, es imposible conocer con exactitud los componentes que lleva el plástico de cada botella porque se trata de materiales muy complejos. En este sentido, para no correr riesgos si te ves obligado a aprovechar de nuevo uno de estos envases, no olvides lavar y dejar secar las botellas de agua que quieras rellenar.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo