Aprende a leer la etiqueta de los alimentos
Previo
Aleatorio
Atragantamiento en bebés
Siguiente
Las grasas deben consumirse, aunque con moderación
Alimentación

Las grasas saludables que sí has de tomar

El organismo tiene en la grasa su principal fuente de energía, sin embargo consumirla en exceso puede reportar problemas de salud porque entonces se acumula en el tejido adiposo.

La controversia reside en el porcentaje de grasas máximo que es recomendable incluir en la dieta. Nutricionistas y cardiólogos difieren. ¿A quién hacer caso?

Controversia sobre las grasas saturadas

Mientras los primeros, a través de la Federación Española de Sociedades de Nutrición Alimentación y Dietética (FESNAD), recientemente han elevado hasta el 40% la cantidad de grasa que se puede tomar sin reportar riesgos para la salud, el criterio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Fundación Española del Corazón, integrada por cardiólogos, es un porcentaje menor, que se rebaja incluso hasta el 30%.

En opinión de los nutricionistas, no es tan importante la cantidad de grasa que acumulen nuestros platos, como la fuente de las mismas. Existen dos tipos de grasas: las saturadas −de origen animal− y las insaturadas, que son de procedencia vegetal.

Los nutricionistas apuestan por incrementar el consumo de grasas

Controversia sobre si el consumo de grasas saturadas incide en riesgo cardiovascular (Shutterstock)

En este sentido, según recoge la FESNAD en el Consenso sobre grasas y aceites en la población adulta en España, las grasas saturadas, tradicionalmente asociadas al riesgo cardiovascular, tienen un efecto nulo en el sistema circulatorio, como se pensaba hasta ahora. Una circunstancia que avalaría el incremento de grasa tolerado por el organismo sin ningún riesgo.

La razón no es otra que la carne roja magra, que al parecer no aumenta el riesgo cardiovascular, en cambio los derivados de carne sí que inciden en este aspecto por la elevada cantidad de sal y otros conservantes. Lo mismo ocurre con la leche, el queso o los yogures, productos que, pese a aportar grasas saturadas, no repercuten en la salud cardiovascular.

Esto explicaría la llamada «paradoja francesa», en la que el alto consumo de grasas saturadas (superior a Estados Unidos), no parece tener la incidencia esperada en la salud cardiovascular de los franceses. Hasta ahora se atribuía al efecto protector del consumo moderado de vino.

Por el contrario, los cardiólogos insisten en que las grasas saturadas no deben superar el 10% del total de las consumidas para no poner en peligro nuestro corazón. Rebasar esta cantidad implicaría un posible aumento del colesterol.

Consenso sobre las grasas «trans»… Olvídate de ellas

Sin embargo, las grasas que deberías desterrar de tu dieta son las grasas “trans”, es decir, aquellas que, aunque inicialmente son de origen vegetal, han sido sometidas a un tratamiento de hidrogenación, con el fin que pasen de estado líquido a sólido y que aporten durabilidad y sabor a los alimentos que las contienen. En este aspecto sí existe unanimidad de los profesionales.

Este tipo de grasas eleva el colesterol negativo y puede aumentar hasta un 23% el riesgo de padecer un problema cardiovascular. Reduciendo sólo un 1% las grasas “trans”, podrían rebajarse hasta un 3% los infartos y las enfermedades coronarias.

Frutos secos y pescados azules son saludables, pues contienen ácidos grasos omega 3

Frutos secos y pescados azules contienen omega 3 (Shutterstock)

Por tanto, ante los riesgos que comportan determinadas grasas perjudiciales, ¿cómo puedes tomar las saludables? Tomando productos como los frutos secos o los pescados azules, que contienen ácidos grasos omega 3.

Nuestra recomendación

Come de todo con moderación. Limita los alimentos en los que no hay consenso sobre su bondad.
Usa tu sentido común y sobre todo, disfruta de la comida.

Si quieres estar más informado, te sugerimos

La dieta mediterrénea está en peligro

Los alimentos calóricos caben en una dieta saludable

Frutos secos contra el cáncer

Pescados y hortalizas potencias tu inteligencia

Aprende a leer la etiqueta de los alimentos

 

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo