Lactancia materna: mitos y verdades
Previo
Aleatorio
10 cosas que no sabes sobre beber agua
Siguiente
Dieta o libros
Alimentación

Hacer dieta o educación alimentaria

Quiero perder peso y me interesa realizar una dieta. Existen docenas de ellas, baja en hidratos (cetogénica), según el tipo de carbohidrato (de índice glucémico), alcalina (PH), alta en proteínas (Dukan y otras), sin gluten, sin lácteos, vegetarianas. Menudo lío.

Estamos programados para acumular reservas
Durante la historia de la humanidad, las personas hemos estado largos periodos de tiempo sin ingerir alimento alguno, pues dependía de la caza, la pesca o la recolección de frutas y verduras de temporada.

Cuando tras estar varios días sin comer, se accedía a algún tipo de alimento, era normal comer hasta atiborrarse, almacenando el sobrante en los diversos depósitos grasos del cuerpo. Este almacén de grasa, es el que permite estar largos periodos de tiempo sin comer.

Como anécdota, el recluso Bobby Sands falleció en 1981, tras 66 días de huelga de hambre en la prisión de Maze en Irlanda del Norte. Por este motivo, para el cuerpo la pérdida de peso es una agresión y la ganancia de peso está ligada a la supervivencia.

La educación alimentaria  está íntimamente relacionada con la cultura
El país donde has nacido, es totalmente decisivo respecto a la alimentación que vas a llevar.
Por este motivo, en Estados Unidos hay un 34% de obesidad y en Japón sólo un 3%.

Comparativa obesidad por países

Comparativa obesidad por países

¿Qué dieta debo elegir?
Generalmente, las dietas están relacionadas con la pérdida o ganancia de peso. En otros casos, tratan de restablecer una enfermedad o situación patológica.

Si tomas la decisión de ponerte a dieta, e incluso escoges la que crees más adecuada para tu caso, estás comprando todos los boletos para poner tu cuerpo en riesgo y provocar una patología (trastorno) inexistente antes de iniciarla. Tu médico es la persona más adecuada para decidir si es conveniente y cuál es la más adecuada para tus circunstancias individuales.

Tener la necesidad de ponerse a dieta supone el fracaso de la educación alimentaria
Una persona con unas bases adecuadas respecto a la alimentación, no tendría que recurrir a la dieta, pues debería tener al normopeso (peso ideal) y gozar de un buen estado de salud general, sin ninguna enfermedad derivada una incorrecta alimentación.

Algunos fundamentos nutricionales y hábitos saludables

  1. Ningún alimento engorda o adelgaza. Simplemente aportan energía.
  2. El balance energético (relación entre la energía ingerida y la gastada), es la clave para perder o ganar peso.
  3. Como pauta, una dieta saludable debe incluir todos los tipos de alimentos, sin que exista ninguno prohibido. En líneas generales, mejor cuanto más variada sea.
  4. La educación alimentaria nos permitirá decidir: Qué alimento, en qué momento del día, qué cantidades, qué preparación culinaria, y con qué otros alimentos lo combino.
  5. Una persona bien informada y con una buena cultura alimentaria, no debería tener necesidad de recurrir nunca a una dieta.
  6. Incorporar los hábitos y estilo de vida saludable: Ejercicio físico, descanso adecuado, evitar tóxicos (tabaco, alcohol…), higiene, equilibrio mental, actividad social, etc.

La clave es formar a las personas educación alimentaria.
Internet es un manantial donde caben todo tipo de opiniones, muchas de ellas erróneas o con intereses comerciales.

4Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo