Comer durante la noche puede provocar obesidad
Previo
Aleatorio
Conoces los síntomas de la Hepatitis C
Siguiente
Alimentación

Qué dieta llevar en función de tus genes

Combatir la obesidad es cuestión de genes. Cada cuerpo necesita unas dosis exactas de cada alimento. Pero, junto a la correcta nutrición, nunca se debe olvidar la moderación y el ejercicio físico.

Comer como mandan los genes

Luchar contra la obesidad nunca había resultado tan fácil. En los últimos años, ciencias como la nutrigenómica se encargan de estudiar la relación directa entre los genes particulares de cada individuo y su peso corporal. Por tanto, la clave de una buena nutrición se halla en conocerse a uno mismo al milímetro. Para ello también se deberá acudir al médico y rellenar un cuestionario de forma completamente verídica, sin maquillar ni ocultar ningún dato. Asimismo, se debe evitar a toda costa los consejos de supuestos nutricionistas conocedores de dietas milagrosas estándar para todos sus pacientes.

Tanto ha calado esta ciencia en el mundo académico que entidades tan prestigiosas como la Universidad Internacional Menéndez Pelayo o el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza ya dictan cursos magistrales y seminarios al respecto. Buena prueba de ello es el completo programa ofrecido por esta última institución en su página web. En cada uno de ellos se hace especial incidencia en la correcta combinación de alimentos.

Ante todo, en cada caso particular hemos de buscar la sincronía perfecta con nuestra secuencia de ADN heredada. Tanto es así que podremos hasta prevenir determinadas enfermedades a las que nuestro organismo se muestre más proclive. A modo de ejemplo, el café en determinados individuos previene adecuadamente enfermedades como el alzhéimer, mientras que en otros su ingesta podría repercutir de forma negativa en la tensión. Por dicho motivo, los dogmas drásticos acerca de determinadas comidas siempre terminan por caer.

Causas de la obesidad: genética y ambiente

Uno de los estudios más célebres en la materia es el llevado a cabo por el médico David H. Freedman, en el cual se llega a la conclusión de que existen hasta 65 genes relacionados directamente con la obesidad. Sin embargo, esta se debe a partes iguales tanto a la herencia recibida como al ambiente. A la larga, nuestro estilo de vida es el que condiciona mayormente nuestro peso.

En consecuencia, no existen los alimentos buenos o los alimentos malos. La clave del éxito se halla, como en todo, en la moderación. Nunca un consejo como utilizar platos más pequeños para servir las comidas había sido de mayor utilidad. En resumen, una dieta equilibrada que dé cabida al mayor número de alimentos posible y en dosis moderadas es el consejo perfecto para cualquier individuo. Asimismo, resulta esencial la práctica diaria de ejercicio físico, existiendo multitud de modelos de ejercicios para realizar. Además, una cosa importante: no te olvides de consultar siempre con un especialista en la materia.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo