Una dieta responsable, imprescindible para tener una buena salud
Previo
Aleatorio
El pez cueva podría tener la clave contra la obesidad
Siguiente
Alimentación

Probióticos ‘made in Spain’: casos de éxito

La diferencia con los prebióticos es sustancial. Estos no utilizan organismos vivos, tan solo son un tipo de fibra altamente saludable.

Científicos a lo largo y ancho del globo continúan preguntándose sobre los efectos beneficiosos tanto de probióticos como de prebióticos. Pero, ¿sabes realmente distinguirlos? Laboratorios Cinfa sostiene que «ambos constituyen una fórmula de prevención muy recomendable» de cara a mejorar nuestras digestiones, combinándolos siempre con un estilo de vida saludable y una alimentación equilibrada. Diferentes palabras (pre y pro) y diferentes composiciones han dado lugar a una compleja amalgama de investigaciones alimentarias para regular su uso en enfermos de tuberculosis e intolerantes y alérgicos a la absorción de gluten. Y lo mejor de todo, productos salidos de laboratorios y hospitales de España.

Microorganismos frente a fibra

La diferencia entre probióticos y prebióticos es notable, estando los primeros compuestos de microorganismos vivos para regenerar y mantener la flora intestinal y ahuyentar las digestiones pesadas (como el famoso kéfir). Aunque los prebióticos también cumplen con este objetivo, su característica primordial es la ausencia de estos microorganismos. Su principal activo es hacer que la microbiota (o flora intestinal) prolifere, sobre todo en personas mayores con problemas de tránsito.

Probióticos para celíacos

El origen de la intolerancia y la alergia al gluten se encuentra en el intestino delgado y su incapacidad de producir la enzima que disuelve estos cereales sin causar complicaciones. De ahí que ya en 2007, el Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Valencia empezara sus investigaciones con la cepa Bifidobacterium longum ES1 que ya hoy incorporan numerosos alimentos que podemos adquirir en el supermercado para tranquilidad de los celíacos.

Probióticos para combatir la tuberculosis

La Unidad de Tuberculosis Experimental (UTE) del Instituto de Investigación en Ciencias de la Salud Germans Trias i Pujol (Institut Germans Trias) ha centrado sus investigaciones en crear un probiótico capaz de tolerar la bacteria de la tuberculosis. Al contrario del antídoto conseguido hasta ahora, y consistente en la erradicación del mal a través de la expulsión definitiva de la bacteria, estos científicos de Barcelona han probado con éxito, en comprimidos y en polvo, un complemento alimentario que consigue estabilizar la bacteria en el organismo del paciente para impedir que la enfermedad se desarrolle.

bacteria [pixabay]

bacteria [pixabay]

El producto que ha inventado Manresana de Biobacteriología se encuentra ya en el mercado tras un proceso de ampliación de capital y captación de socios. Recientemente, la patronal catalana CECOT reconoció a los científicos de este descubrimiento, que encabeza Pere Joan Cardona, con el galardón a la Mejor Nueva Empresa. Tal y como se indica desde su página web: «N.R. [nombre del complejo alimentario] quiere hacerse disponible, accesible y comprable por las comunidades más deprimidas». La India, a la cabeza en casos de tuberculosis, está en su punto de mira.

 

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo