Primer día de entrenamiento en Kenia
Previo
Aleatorio
Cinco deportes para gente sin tiempo
Siguiente

Tiendas de segunda mano. Un modelo beneficioso

Luis Godoy Gómez
El cambio de mentalidad en la sociedad española, la nueva forma de entender la vida de las nuevas generaciones y una conciencia medioambiental generalizada, hacen que la cultura de reutilizar gane cada vez más peso en nuestra sociedad
por Luis Godoy Gómez Sobre 18 marzo, 2017

El mercado de segunda mano en España está en plena expansión desde que comenzara la crisis en el año 2008. Aunque éste fue el principal motivo por el que este tipo de comercio comenzó a despegar, actualmente no es el único motivo que hace crecer exponencialmente este mercado.

Por esta razón, han surgido infinidad de negocios relacionados con el comercio de bienes de segunda mano, tales como tiendas físicas, plataformas en internet, mercadillos, etc…en los que se comercia con todo tipo de artículos. En concreto, uno de los últimos mercados en incorporarse a esta moda, es el de la compra-venta de ropa infantil de segunda mano.

DOS PROBLEMAS FRENTE A UN MISMO HECHO

A la gran mayoría de los padres, se nos presentan estas dos problemáticas cuando abrimos los armarios de nuestros hijos, con motivo del cambio de temporada:

La primera de ellas ocurre cuando sacas la ropa del armario de tus hijos, y piensas… otra vez se le ha quedado pequeña un montón de ropa que está nueva !incluso alguna por estrenar! Esta situación suele crear un sentimiento de culpa por varios motivos: “esto se lo regalaron con tanta ilusión…; que dinero malgastado, con la situación en la que nos encontramos hoy en día; si es que es una lástima, con lo bonita que es y lo nueva que está…” y pensamientos similares.

Ante esta situación, lo que habitualmente se hacía, era dar toda esa ropa de tus hijos a familiares y amigos, o donarla a organizaciones de ayuda a personas con bajos recursos. Tanto estas dos acciones, como la de recibir ropa de familiares/amigos, son prácticas muy arraigadas en la sociedad española. ¿Quién no ha pensado en alguien cercano para que pudiese aprovechar toda esa ropa? y ¿cuánta gente acepta felizmente ropa de sus familiares/amigos para vestir a sus hijos? Todos sabemos que el darle un segundo uso a toda esa ropa, no responde a una necesidad económica, sino que simplemente, se considera una idea estupenda el alargar la vida de todas esas prendas.

La segunda de ellas nos crea a la mayoría de nosotros, un problema económico. Sacas la ropa de la temporada entrante, y ves que mucha de esa ropa que habías guardado el año anterior, no la van a poder usar porque se les ha quedado pequeña. Sabes que vas a tener que realizar un desembolso importante para poder renovar parte de su armario. Todos queremos que nuestros hijos vayan guapos, y esto, cuando la economía no nos lo permite, resulta muy complicado. Renovar parte de los armarios de nuestros hijos cada temporada, puede ser un desembolso importante que no todos pueden afrontar.  Incluso en algunas épocas del año (como puede ser, la vuelta al cole tras las vacaciones) a este desembolso, hay que sumarle el necesario para comenzar el nuevo año lectivo, como material escolar, deportivo, etc…

UNA POSIBLE SOLUCIÓN AL PROBLEMA

Para dar respuesta a estas dos problemáticas, han surgido modelos empresariales basados en economía colaborativa, que aportan una idea innovadora a esta situación. Son las tiendas de compra-venta de ropa infantil de segunda mano. Es un modelo de negocio en el que todas las partes salen ganando (compradores, proveedores y medioambiente) En ellas, los particulares pueden comprar y vender toda esa ropa que está como nueva, incluso sin estrenar.

Hay dos partes claramente diferenciadas en este modelo colaborativo. La primera, consiste en vender la ropa a este tipo de tiendas. El vender la ropa que tus hijos ya no gastan, no tiene por qué responder a una necesidad económica, (aunque siempre sea una ayuda, sea necesaria o no) sino que simplemente resulta la solución perfecta para dar salida a todas estas prendas. Son varios los motivos por los que se antoja como la solución idónea. Recibes una compensación económica, ayudas a que otra gente pueda vestir a sus hijos con ropa de calidad a unos precios más económicos, y permites que se le dé un segundo uso a esa ropa, aportando tu granito de arena a los modelos de economía colaborativa, y ayudandas a la conservación del medioambiente, al implicar una menor generación de residuos.

La segunda parte es la compra de ropa en este tipo de tiendas. Aquí se suelen haber dos perfiles de compradores, si bien es cierto que en muchas ocasiones se mezclan o hay un poco de los dos. Hay un perfil de cliente que, motivado por una necesidad económica, ve una gran ocasión para vestir a sus hijos con ropa de calidad a precios asequibles. Esto le permite acceder a marcas, que de otra manera le resultaría más costoso, así como comprar mayor número de prendas, sin tener que realizar un gran desembolso.

El otro perfil, es el de una persona que, aunque puede permitirse comprar ropa infantil en los comercios de siempre, con sus correspondientes precios, prefiere comprar en este tipo de tiendas, porque simplemente lo considera una magnífica idea (considera razonable dar un segundo uso a esa ropa; considera que así realiza un consumo responsable, o simplemente encuentra una motivación económica para hacerlo). Tanto unos clientes como los otros, realizan su aportación a esta nueva forma de entender la vida, basada en un respeto al medioambiente, realizar un consumo inteligente y siendo partícipes de este tipo de modelos de economía responsable. En países como Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá y otros muchos, esta mentalidad hace muchísimos años que se consolidó.

VARIOS EJEMPLOS DE ESTE MODELO

Vamos a citar varios ejemplos de este modelo de negocio, como es el caso de Tiruleta

El procedimiento para vender la ropa es muy sencillo. Entrando en su tienda online, accedes a “véndenos tu ropa” en el apartado de “pídenos una bolsa”, rellenas un pequeño formulario, y ellos te mandan por correo un saco para que puedas meter las prendas que quieres vender. Cuando lo tienes listo, les mandas un correo, y un mensajero pasa a recogerla. Todos los costos ocasionados corren a cargo de la empresa. Cuando les llega, la revisan, la valoran y te hacen la transferencia del importe resultante.

tiruleta

En cuanto al procedimiento de compra, es como el de cualquier tienda online, haces el carrito con la ropa que te interesa y finalizas la compra. Tiene diversas formas de pago, como puede ser por tarjeta bancaria, pay-pal, contra-rembolso, pago a 7 días (primero recibes la ropa y después la pagas, pudiendo comprobar previamente al pago, la calidad de la misma) incluso te permiten fraccionar el pago de tu compra a 3, 6 o 12 meses. Toda la ropa que venden pasa un riguroso control para garantizar el buen estado de la misma. Venden ropa en perfecto estado, incluso mucha ropa con etiqueta que todavía no ha sido estrenada.

Cabe destacar, que esta empresa realiza una gran labor social junto a sus clientes, ya que las prendas que no pasan los filtros de calidad para ser vendidas, pueden ser donadas a diversas organizaciones benéficas (siempre con el consentimiento previo de los particulares que venden la ropa). Realizan la labor de aglutinar ropa de distintos puntos de nuestro país, para después entregarla a este tipo de organizaciones.

Encontramos más ejemplos de este tipo de negocios, como BabyEco.
Esta plataforma se compone tanto de una página web, como de varias tiendas físicas repartidas en varios puntos de nuestro país. En ella se venden todo tipo de artículos de bebé, tales como cunas, sillitas para el coche, carritos, bañeras, tronas, etc… Para vender los artículos que la gente ya no usa, hay que acudir a una de sus tiendas físicas para que sus operarios puedan revisar el estado y calidad de los mismos, así como darte una breve explicación del funcionamiento de su plataforma. Para comprar, se puede visitar alguna de sus tiendas, o comprar a través de su página web. Esta empresa también tiene la opción de que los productos que finalmente no son vendidos, pueden ser donados a fundaciones de ayuda a las madres con pocos recursos.

otros-01          otros-02           otros-03

Otra idea con la filosofía común a estos modelos, en los que se pretenden realizar consumos responsables e inteligentes, al mismo tiempo que dotar de una segunda oportunidad a bienes en perfecto estado, la vemos en una cadena de tiendas llamadas Re-Read Librerías Low Cost.

Se dedican a la compra-venta de libros de segunda mano. En su página web, puedes encontrar su tienda más cercana, donde te puedes acercar a vender esos libros que ocupan lugar en tus estanterías, a la vez que tienes la posibilidad de encontrar libros a precios muy económicos. Si el volumen de libros que tienes para vender, supera los 200 ejemplares, te mandan a una empresa de transporte para que los recoja en tu domicilio.

En definitiva, vemos que se están consolidando este tipo de negocios, gracias a que está madurando y ganando cada vez mayor peso en nuestra sociedad, una nueva forma de entender la vida, en la que se realiza y fomenta el consumo responsable a la par que inteligente, se es partícipe de modelos de economía colaborativa en la que todas las partes salen ganando, además de realizar su aportación a la conservación del medioambiente.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

Luis Godoy Gómez
Luis Godoy Gómez

Conoceme Mejor
Soy:
Me gusta:
No me gusta: