Reconocimiento de voz en el automóvil. Tecnología para salvar vidas
Previo
Aleatorio
El aprendizaje en casa, ¿alternativa educativa conveniente?
Siguiente
ábaco-matemáticas
Educación

El sorprendente poder del ábaco para aprender matemáticas

El ábaco es un instrumento de cálculo milenario que permite desarrollar una mayor capacidad de concentración y un método de trabajo más analítico.

Redescubriendo herramientas milenarias

El ábaco ha ocupado un lugar destacado en los centros de enseñanza de todo el mundo, sobre todo en Asia y Oriente Medio, hasta hace relativamente poco. La popularización de las calculadoras automáticas sustituyó a estos instrumentos de cálculo y las nuevas tecnologías parecían haberlos convertido definitivamente en piezas de museo. Ahora, sin embargo, prestigiosos programas didácticos recuperan el ábaco para trabajar las matemáticas.

Cómo trabajar con el ábaco

Aunque existen ábacos de diferentes tamaños, el funcionamiento de todos ellos es bastante similar. Generalmente, estos instrumentos no cuentan con más de diez filas que a su vez incluyen otras diez bolas. El número de filas marca el número de dígitos con el que se opera, yendo desde las unidades hasta el millón. Por su parte, las diez bolas de cada fila marcan, lógicamente, el valor de las unidades, centenas, decenas de millar… El número 43, por ejemplo, obliga mover tres bolas de unidades y cuatro de decenas.

ábaco-niño-matemáticas

Foto: DaMongMan

Dificultades iniciales y progresos significativos

La sencillez de manejo del ábaco no evita que las generaciones que han crecido con ordenadores personales se encuentren con un verdadero muro. No en vano, realizar operaciones matemáticas con este sistema requiere de memoria y concentración, capacidades sorprendentemente poco trabajadas en los alumnos. El manejo de las bolas (a un lado o a otro según la operación aritmética en curso) mejora también las habilidades psicomotrices y la percepción de la realidad.

Aprender matemáticas con el #ábaco Clic para tuitear

Como venimos contando (nunca mejor dicho), el ábaco puede presentar dificultades iniciales lógicas, tales como descontarse, mover erróneamente las bolas, tener que volver a empezar… Es muy importante, por tanto, que los docentes que incorporan estos instrumentos en sus clases sepan motivar a los alumnos y creen un ambiente de trabajo idóneo. Algunos programas han alcanzado resultados verdaderamente sorprendentes.

¿Solo para niños?

De todo lo anterior podría desprenderse que el ábaco es solamente un instrumento didáctico más para niños. En las sociedades en las que esta herramienta está mucho más extendida, la capacidad de cálculo y concreción de sus ciudadanos supera notablemente a la de sus homólogos occidentales. En consecuencia, los adultos tienen en el ábaco una alternativa amena y relajante para ejercitar su mente.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo