ONG, ONL, no gubernamental, no lucrativa... vaya lío
Previo
Aleatorio
Las mujeres de la tribu Pokot rechazan la ablación
Siguiente

Estufa de pellets. Características y beneficios

Iván López
por Iván López Sobre 10 septiembre, 2017
Eficiencia energética

La biomasa, y en concreto las estufas de pellets, las cuales han tenido un gran boom en el mercado español en los últimos años, han visto incrementadas sus ventas gracias, en gran medida, al elevado precio de la electricidad y el resto de energías no renovables, apoyado de manera indirecta por la permisividad de un gobierno español que, en comparación con las estrictas normativas de certificación de otros países hermanos como Francia o Alemania (en el que las estufas de pellets pasan unas serie de condiciones adicionales antes de obtener el permiso para su venta), aplica las certificaciones estándares para dar el visto bueno a la comercialización de los aparatos, circunstancia que hace bajar considerablemente el rango de precios en el mercado.
A pesar de ser muy conocidas este tipo de estufas, aún generan muchas dudas entre la población: ¿Pueden instalarse en un piso?, ¿es necesaria una evacuación para el humo?, … Vayamos por partes.

Las estufas de pellets con el medio ambiente

Un combustible neutro en emisiones de CO (principal responsable del efecto invernadero), así es como se denomina a la biomasa, y no es que su quema no lo genere, si no que mantiene el equilibrio del ciclo del carbono. Así pues, la biomasa puede definirse como energía solar almacenada, ya que, por mediación de la fotosíntesis, las plantas captan CO₂ y agua, siendo el inicio de dicho ciclo (la planta absorberá niveles de CO en su crecimiento equivalentes a los que desprenderá en su quema como combustible).
Recordamos también la importancia de que sea un combustible
100% renovable y más limpio en emisiones de partículas que cualquier otro de procedencia fósil, siendo una solución más sostenible para nuestro ecosistema.
Ante estos beneficios medio ambientales y económicos aparecen las dudas, pero este tipo de estufas únicamente podemos instalarlas si nos aseguramos de una correcta evacuación vertical del humo, conduciéndolo canalizado al punto más alto de la fachada, y respetando que desde la salida del humo no existe nada que interfiera en un radio de 7 metros, evitando de este modo que el humo revoque en los días de más viento.

Características principales de las estufas de pellets

Muchas son las ventajas de este tipo de estufas, pero si hay algo que las diferencia de manera negativa a las estufas de leña es la sensación de confort que transmiten estas últimas, la misma que nos hace quedarnos mirando cómo el fuego abraza y consume lentamente la madera. Esta característica la perdemos con una estufa de pellets. Es cierto que cuentan con un cristal por donde veremos a las llamas devorando las alargadas virutas de pellet, pero es más bien un quemador, por lo que la sensación de confort no es, ni tan siquiera similar, a la que produce la leña quemándose.
En cambio, continuando con la comparación con la leña, podemos asegurar que:

  • Funciona el pellet de manera más eficiente:
    A la necesidad de conectar estas estufas de pellet a la red eléctrica (el consumo es como el de otro aparato electrónico que podamos tener en el hogar) le acompaña la mejora de eficiencia y la comodidad de uso de estos aparatos. En la parte superior cuentan con un display que podremos utilizar como termostato e indicar la temperatura que deseamos mantener en la estancia donde la tengamos colocada. De esta manera, la estufa será capaz de mantener una temperatura continua que optimizará el consumo del combustible a diferencia de las estufas de leña, las cuales, registran constantes picos térmicos. Este sistema electrónico permite que un tornillo sin fin vaya alimentando el quemador con la velocidad que requiera la diferencia térmica entre la temperatura de la estancia y la deseada. Además de este control manual de los grados, estos aparatos cuentan con la posibilidad de establecer una programación diaria o semanal, dándonos la posibilidad de poder encontrarnos una temperatura confortable desde el mismo momento en que lleguemos a casa.
  • La limpieza de las estufas de pellets es más cómoda:
    Tenemos que tener en cuenta que el 1% del pellet que hayamos usado será el equivalente a la ceniza que nos tocará retirar. La composición de este combustible y su grado de humedad, unido al tipo de quema, vuelve a dar como resultado una gran eficiencia en el aprovechamiento del combustible, así como una menor cantidad de humo generado en la quema. Es importante tener en cuenta que esta característica no provoca que no sea necesaria una correcta instalación de la evacuación del humo.
  • Ante cualquier incidente prima la seguridad:
    Siempre dependiendo de cada modelo, podemos encontrar desde el básico apagado automático de la estufa, en caso de detectar una mala evacuación del humo (evitando que este revoque hacia la casa), hasta sistemas de detección de sobrecalentamiento en la tolva.

Un artículo de Iván López.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

Iván López
Iván López

Conoceme Mejor
Soy:
Me gusta:
No me gusta: