Abejas enganchadas al néctar con plaguicidas
Previo
Aleatorio
apps para controlar tus cuentas y ahorrar
Siguiente
soyresponsable.es La paradoja de la eficiencia energética es, a grandes rasgos, una reflexión crítica sobre algunos aspectos relacionados con el ahorro y la optimización de energía
Eficiencia energética

La paradoja de la eficiencia energética

La paradoja de la eficiencia energética es, a grandes rasgos, una reflexión crítica sobre algunos aspectos relacionados con el ahorro y la optimización de energía.

Acompáñanos, con la mente abierta, en este interesante resumen para entender que no todas las mejoras en eficiencia energética se traducen en un ahorro de energía.

¿Qué es la eficiencia energética?

A grandes rasgos, la eficiencia energética, englobaría todas las prácticas que tengan como objeto reducir el consumo de energía. También se podría definir, como la capacidad de dar el mismo servicio con un menor gasto energético.

¿Por qué es importante?

Los científicos, estados y agentes sociales tratan de conseguir que gastemos menos energía, para reducir nuestras emisiones del CO2, y no depender tanto del petróleo y del gas.

Eficiencia energética son dos palabras que tienen buena prensa. Sin duda, hemos dado por hechos sus beneficios para la economía doméstica y para la sociedad en general. En resumidas cuentas: lo que es bueno para el medio ambiente es bueno para todos. Sin embargo, a pesar de las innegables buenas intenciones de las estrategias de eficiencia energética, has de pensar en si, realmente, los efectos que se van a conseguir serán los esperados.

La paradoja: ¿Y si el ahorro de energía no es el esperado?

Numerosos estudios afirman que hay muchas oportunidades de reducir el consumo energético a coste muy bajo, o incluso negativo. Sin embargo, en la práctica no hay manera de que se consigan estas reducciones.

En este cálculo de costes y beneficios hay un debate al que debes acercarte sin prejuicios.

En esta discusión entre las posturas más favorables y desfavorables hacia la eficiencia energética, quienes optan por las segundas, que son quienes defienden la citada paradoja, aportan algunas razones contrarias al interés inversor en este concepto. A continuación te las contamos:

Posturas desfavorables hacia el actual cálculo sobre la rentabilidad de la eficiencia energética

– Los estudios de costes son muy optimistas. No consideran los costes asociados: Costes de transacción (adquisición), costes de operación (incomodidad en el uso).

– Futuro incierto en el precio de la energía. Cuando una persona o empresa decide invertir en eficiencia energética, el parámetro básico a tener en cuenta es el precio futuro de esa energía.  Se alzan voces que indican que para hacer un cálculo contemplando esta variabilidad, se debería incluir una prima de riesgo, que obviamente lo hace menos rentable.

Uso diferente por cada consumidor. No todos los usuarios son iguales. En las hipótesis que se manejan el consumidor medio realiza un uso exhaustivo que hace más rentable la eficiencia.  El escaso uso puede hacer que no te compense implantar medidas de eficiencia energética.

Posturas favorables hacia el cálculo de la eficiencia energética

Por otro lado, se sitúan aquellos que defienden que la eficiencia es interesante para el consumidor, pero que este no es consciente de ello, por los motivos que enumeramos a continuación:

– Incapacidad de calcular el ahorro. ¿Cuántos consumidores conoces con exactitud, que ahorro van a tener con la inversión que va a realizar en eficiencia energética?. Como consumidor, no tienes todos los datos de ahorro o consumo. Es decir, tu información es incompleta.

– Precios artificiales de la energía. Bien sea por las subvenciones, como la de la tarifa eléctrica, o por que no se incluyen los costes externos.

– Efecto rebote.  Las bajadas de precio de la energía, pueden conllevar un aumento en su consumo.
Esto es lo que se conoce como la paradoja de Jevons.

– Intereses encontrados entre el inversor y el usuario. Quien hace la inversión (constructor), tiene unos intereses diferentes (cumplir la legalidad), respecto al usuario (mayor rentabilidad energética amortizable en medio-largo plazo)
Ten en cuenta, por ejemplo, que puedes comprar una casa y no saber cuánta energía cuesta ponerla en funcionamiento. El constructor habrá cumplido la legislación y no habrá entrado a valorar una inversión superior en eficiencia

Falta de información, tiempo o ganas  de poner en práctica la racionalidad económica. Es la conocida como racionalidad acotada, caracterizada por dar más importancia a las pérdidas o los costes que a las ganancias o la eficiencia. Es fácil comprar un aparato, sin embargo, es más importante el buen uso que se haga del mismo. Es necesaria una planificación y supervisión de nuestro plan personal de eficiencia energética… ¿Quiénes hacemos esto?… Sin duda, los menos.

Conclusiones sobre la paradoja de la eficiencia

Encontrarás razonamientos válidos en los dos planteamientos que te hemos presentado. A grandes rasgos, como conclusiones has de recordar, en primer lugar, que el potencial de las acciones de eficiencia energética suele ser menor del previsto, en parte, por despreocupación y dejadez del propio usuario, junto a la dificultad de calcular el ahorro.

Los gobiernos deberán abordar todos estos problemas, que implican que se invierta menos de lo debido. La política responsable consistiría en reflejar todos los costes en los precios de la energía, en lugar de subvencionarlos, así conseguiríamos asignar nuestros recursos de manera eficiente tanto en el apartado económico, medioambiental y energético.

 

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo