La mesa que te obliga al ejercicio físico
Previo
Aleatorio
Empresas que ofrecen empleo solidario
Siguiente

La potencia eléctrica adecuada

Avatar
Elegir correctamente el tramo de potencia que vamos a contratar para nuestro hogar nos puede ahorrar unos cuantos apagones y, sobre todo, algo de dinero.
por Miguel Cañigral Sobre 6 enero, 2020
Eficiencia energética

Cada vivienda tiene un potencia eléctrica contratada, lo que hace que al final de cada mes la factura de la luz sea mayor o menor. No existe una «potencia tipo» para determinados hogares, cada uno es diferente y varía en función de la cantidad de aparatos electrónicos que utilice.

Qué potencia tengo contratada

Antes de decidir qué potencia contratar, debes tener claro cuáles son tus necesidades, cuántos aparatos eléctricos tienes, cuánta gente vive en la casa y cuántos de estos aparatos tenemos conectados al mismo tiempo.

Lo que realmente necesitamos saber es cuál es la potencia máxima que mi casa puede aguantar con los electrodomésticos en marcha de forma simultánea. En cualquier factura de la luz puedes ver la potencia que tienes contratada. Puedes ver que se paga una parte fija por la potencia contratada y otra variable en función del consumo.

Debes tener en cuenta que la distribuidora te va a cobrar, tanto si decides subirla como bajarla, aunque es mucho más caro subirla.

Qué potencia necesito

La mejor prueba de si la potencia que tienes es la correcta, es si alguna vez te han saltado los plomos. Si la respuesta es que no, tienes un buen nivel de potencia y es posible que te puedas permitir bajarla. Si, por contra, los plomos saltan muy a menudo, deberías aumentar la potencia de tu hogar.

Para saber cuál es la más adecuada para tu hogar, debes sumar la potencia de cada uno de los electrodomésticos y dividirlo entre tres. El resultado obtenido te dará una idea de la potencia que realmente necesitas.

Puedes ver la potencia de tus electrodomésticos en el manual de usuario, pero el promedio de los más importantes es el que sigue:

Frigorífico – Entre 250 y 350 W (0,250 – 0,350 KW)

Televisión – Entre 150 y 400 W (0,150 – 0,400 KW)

Lavadora y lavavajillas – Entre 1500 y 2200 W (1,500 – 2,200 KW)

Horno – Entre 1200 y 2200 W (1,200 – 2,200 KW)

Aire acondicionado – Entre 900 y 2000 W (0,900 – 2,000 KW)

Vitrocerámica – Entre 900 y 2000 W (0,900 – 2,000 KW)

Bajar la potencia, como ya hemos mencionado, te costará unos 10 euros, que cobrará la distribuidora de tu zona. En caso de que quieras cambiar la potencia de tu hogar debes contactar con la empresa que te suministra la electricidad y realizar la solicitud.

Avatar
Miguel Cañigral

Conoceme Mejor
Soy:
Me gusta:
No me gusta: