Mujeres y hombres no son iguales para Google
Previo
Aleatorio
El deporte nocturno acelera tu envejecimiento
Siguiente
Eficiencia energética

La investigación clave para el éxito de los biocombustibles

Los biocombustibles han llegado a un punto muerto: o se renuevan o languidecen. La revitalización de este sector solo puede pasar por la investigación, que ya está trayendo resultados sorprendentes.

En las últimas décadas, la alternativa de los biocombustibles a los derivados del petróleo pareció capaz de hacer frente a las necesidades energéticas del milenio. Te ofrecían:

  • Balance energético positivo: te darían más energía que la que necesitaron para fabricarse.
  • Neutralidad de emisiones: emitirían la misma cantidad de CO2 que la que captaron durante la fotosíntesis.
  • Solución a la crisis del mundo rural: provocarían una revitalización de la agricultura y frenarían el descenso demográfico en los campos.

Promesas no tan brillantes

La situación actual de los biocombustibles ha llegado a un punto muerto. Se han reducido sus subvenciones y el petróleo está barato. La alternativa del biocombustible se ha topado con dudas sobre su relevancia en la protección del medio ambiente. Te plantearás si compensan económicamente y puedes recelar de su eficacia, ya que su balance energético no es extraordinario. Además, se les acusa de ocupar cultivos necesarios para producir alimentos. De hecho, lo hacen: su biomasa es maíz y caña de azúcar.

biocombustible madera

El balance energético no es extraordinario [pixabay]

Los biocombustibles de primera y segunda generación no han dado resultados tan positivos como esperabas. Es, quizá, un panorama negativo. ¿Significa que hay que dejar de lado estas energías renovables? No. Significa que la producción de biocombustibles necesita un empujón optimista y comprometido que haga lo que se pide a toda industria: mejorar su eficiencia.

La salida, en el laboratorio

La investigación es el único camino para aumentar el balance energético de los biocombustibles y que se puedan usar cultivos de terrenos baldíos o a partir de biomasa de peor calidad. Diferentes líneas de investigación están convencidas de que es posible llevarlos a primerísima línea, por ejemplo, para crear un buen biocombustible para aviones o aceites lubricantes. La diversificación de productos permitiría a los fabricantes capear mejor los temporales del mercado. Con biocombustibles mejores y más rentables sí será posible relegar al petróleo.

La investigación se dirige a utilizar nuevos tipos de biomasa y otras sustancias producidas a partir de ella, como las cetonas investigadas por el Instituto de Ciencias de Bioenergía de la Universidad de California. Para eso, hay que desarrollar nuevas técnicas y otros microorganismos más potentes y especializados, capaces de efectuar la transformación de biomasa en biocombustible con más eficiencia. Todo esto ha de encajar en un sistema sintético bioinorgánico, que, a su vez, funcione en un contexto industrializado de gran volumen.

La investigación puede salvar los biocombustibles Clic para tuitear

Otras líneas de investigación prometen ser todavía más revolucionarias. ¿Y si nos saltamos el cultivo? Es lo que propone la Universidad de Berkeley con su sorprendente sistema que produce metano a partir de agua y CO2 atmosférico y usa el sol como fuente de energía.

 

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo