Claves para elegir un máster y acertar
Previo
Aleatorio
El malware te sigue los pasos... aunque no quieras
Siguiente

Como saber si el esfuerzo en el gimnasio es excesivo

soyresponsable
por soyresponsable Sobre 18 julio, 2017
Ejercicio físico

Acudir regularmente al gimnasio es una actividad muy recomendable, pero en algunos casos, demasiada dedicación conduce a un excesivo esfuerzo, que puede ser contraproducente. Un agotamiento crónico, problemas físicos, cambios de humor… es muy interesante conocer los síntomas que delatan que nos podríamos encontrar en esta situación:

Te obsesionan ciertas partes concretas de tu cuerpo

Es un problema que nos afecta a hombres y mujeres por igual, con la diferencia de que en el primer caso el objetivo se centra en la parte superior de la cintura, mientras que en el segundo, es la parte inferior la que es objeto de la excesiva preocupación. El resultado de ello es además, una falta total de armonía corporal.

Sientes frecuentes dolores musculares

Como resultado del excesivo trabajo en el gimnasio, aparecen frecuentemente dolencias, como la sobrecarga muscular o el dolor de espalda. Es imprescindible mantener conductas posturales adecuadas, levantar el peso conforme a nuestro estado físico.

Sensación de cansancio crónico

No debemos acudir al gimnasio con la idea de que, solo cuando estemos agotados es el momento de finalizar la sesión. Además de alternar sesiones de mayor y menor dureza, el descanso entre ellas es una premisa fundamental para no acabar agotando nuestro cuerpo.

Descontrol de las pulsaciones

No prestar atención a las pulsaciones puede acarrear consecuencias muy graves a nivel cardiaco. Por ello, es tan importante realizar un esfuerzo controlado, como hacer las pausas para recuperar los niveles normales.

Convertir el gimnasio en una obsesión

El gimnasio debe ser uno de los muchos espacios donde disfrutar de nuestro tiempo libre, pero no el único. Tener vida social ajena al gimnasio, y diversificar las actividades de nuestro tiempo libre, es la mejor forma de aprovecharlo.

Exceso de nervios

Las conductas obsesivas, los cambios de hábitos, el consumo de productos quemagrasas llegan a alterar los nervios. Una excesiva obcecación en el gimnasio nos puede llevar incluso a episodios de depresión

No respetar cada una de las comidas del día

La mejor dieta para un deportista es la que le aporta los nutrientes necesarios. Lo mejor no es saltarse una comida, sino realizar cinco ingestas al día mediante una dieta saludable.

Tu humor sufre cambios repentinos

A eso suele conducir el centrar la vida en objetivos  y desafíos continuos en el gimnasio, además de un aumento inadecuado de las horas empleadas en conseguirlos.Hay que evitar la frustración, es mala compañera en nuestro día a día.

Falta de apetito sexual

El ejercicio, al igual que el sexo, libera endorfinas, y un exceso, puede tener como consecuencia una bajada de la libido. Esto, a la larga, puede convertirse en un problema para las personas que conviven en pareja.

En definitiva, acudir al gimnasio como una más de las actividades de nuestro tiempo libre, pero sin obsesionarse.

 

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo