Encontrar trabajo tras una vida dedicada a competir
Previo
Aleatorio
¿Tarjeta o efectivo? En España arrasa el dinero
Siguiente
Crece el ejercicio en la oficina
Ejercicio físico

Cuando el ejercicio es parte del trabajo de la oficina

“Porque no tengo tiempo” o “porque termino muy tarde de trabajar”. Si eres de los que te escudas en estos argumentos para justificar la inactividad física habitual, toma nota de las siguientes propuestas para hacer ejercicio en el trabajo.

No se trata de sentirte protagonista de ninguna comedia, sino más bien una escena que debería adoptar la población europea como hábito saludable para alargar su vida. Según European Heart Network (EHN), una organización que aglutina fundaciones que trabajan por promover la salud cardiovascular en Europa, el sedentarismo se ha convertido en el mayor factor de riesgo de las enfermedades cardíacas y cerebrales para los europeos. Así que atájalo y no llegues tarde.

¿Cómo puedes hacer ejercicio en el lugar de trabajo? Colocar mesas de ping-pong en los espacios comunes de trabajo, por ejemplo, además de una alternativa a la amenaza del sedentarismo, es una sencilla solución saludable para contrarrestar las horas que pasan sentados los asalariados.

Pocas empresas españolas concienciadas

En esta misma línea, habilitar un pequeño gimnasio en alguna sala de la oficina es otra opción para favorecer la actividad física de los empleados. Aunque en España es una idea que sólo se ve en algunas grandes empresas, motiva a los empleados y además favorece las relaciones y el buen ambiente entre ellos, circunstancias que terminan incidiendo positivamente en la productividad de la compañía.

Cintas andadoras conectadas al ordenador es otra de las propuestas con las que comienzan a animarse algunas empresas estadounidenses con el objetivo de que sus empleados puedan estar caminando durante las reuniones de trabajo. Así pueden aprovechar doblemente su tiempo: avanzan trabajo y combaten el sedentarismo.

Un innovador sistema, que se adapta a la silla de oficina, y que permite a los trabajadores realizar ejercicios de tonificación muscular de los brazos mientras están sentados también es otra de las ideas punteras patentadas para combatir la inactividad física. Se trata de una especie de arnés que se coloca en el respaldo de la silla de oficina y que posibilita al empleado realizar ejercicios de fuerza y estiramientos, combatiendo la resistencia que ofrecen unas gomas elásticas.

Establecer como la silla de oficina el gran balón elástico que se utiliza en pilates o yoga también resulta, aparte de divertido, útil para hacer frente al sedentarismo de los asalariados. Las características de esta gran pelota te obligan a mantener la musculatura activa todo el rato que estás sentado sobre ella, además de tener la espalda erguida y en una posición correcta, lo que contribuye a la salud postural del usuario.

No obstante, pequeños gestos, que pueden emprender los trabajadores por iniciativa propia, como utilizar las escaleras en lugar del ascensor, levantarse cada cierto tiempo de la silla, apretar una pelota de goma entre las piernas o trasladar los archivadores de un espacio a otro también repercuten sobre el bienestar del empleado, puesto que se ha constatado que la continuidad de los pequeños ejercicios indicen en la salud a largo plazo.

Las empresas apuestan por el ejercicio en el trabajo de sus empleados.

Trabajar sobre una pelota de yoga es la curiosa idea de algunas empresas para que sus empleados fortalezcan los músculos.

Plantilla sana, mayor productividad

Favorecer la actividad física debe ser una preocupación no sólo de los trabajadores, sino también de las compañías porque también mejora sus resultados y entraña repercusiones positivas. Está constatado que contar con una plantilla que practica actividad física disminuye las bajas laborales y mejora la productividad. De ahí que muchas compañías permitan realizar ejercicio en el trabajo.

Por otro lado, allanar el camino a los empleados para que practiquen actividad física en el lugar de trabajo significa aportarles más prestaciones, demostrar la responsabilidad  social con los propios empleados y mejorar la imagen de la empresa, ya que es el espacio en que pasan muchas horas al día.

El ejercicio en las instalaciones laborales aporta un valor añadido al trato al asalariado, que mejorará la motivación de los empleados y contribuirá a retener el talento. Además, las actividades extra laborales de los trabajadores refuerzan el compañerismo y mejoran el ambiente de trabajo, elementos que terminan incidiendo positivamente en la sostenibilidad de la empresa.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo