Cooperación: ¿una evolución necesaria?
Previo
Aleatorio
Encontrar trabajo tras una vida dedicada a competir
Siguiente

Prueba de esfuerzo… ¿Haces deporte y nunca te la has hecho?

soyresponsable
por soyresponsable Sobre 18 junio, 2017
Ejercicio físico

Si eres deportista, la prueba de esfuerzo es uno de los instrumentos más útiles para ti, pues te permite conocer, cómo se encuentra tu salud, saber si puedes practicar tu deporte favorito, anticipar futuros problemas cardiovasculares y también para mejorar tu rendimiento deportivo.

Una prueba de esfuerzo anual

Los médicos recomiendan la conveniencia de realizar una prueba de esfuerzo anual, para las personas que practican deporte de cierta duración o intensidad [running, ciclismo, triatlon, etc…]

Los tipos de prueba de esfuerzo

Por un lado, tenemos la “prueba de esfuerzo convencional” o “valoración de aptitud  cardiovascular para la práctica del deporte”, que garantiza al aptitud del deportista para realizar el esfuerzo al que se ve sometido su corazón durante la práctica del deporte. También ayuda a descartar la presencia de una enfermedad coronaria y estima la probabilidad de sufrirla en los próximos años.

Por otro lado, la “prueba de esfuerzo con consumo de oxígeno o ergoespirometría“.
Se diferencia principalmente de la prueba convencional en que al ejercicio físico se le añade un análisis de gases para evaluar la relación existente entre los aparatos sanguíneo, cardiovascular y respiratorio.
La ergoespirometría está más indicada para deportistas que deseen mejorar su rendimiento.
Conocer estos rangos, es imprescindible si queremos entrenar de manera óptima, pues son individuales para cada persona y nos ayudarán a alcanzar los resultados deseados [salud, pérdida de peso, mejora del rendimiento, etc…]

También se puede añadir el parámetro del coeficiente de aclaración del lactato, mediante toma de muestras sanguíneas durante la prueba. Especialmente indicado en deportistas cuyo objetivo es mejorar su rendimiento deportivo.

¿Quiénes se someten a una prueba de esfuerzo?

Los deportistas profesionales se someten a varias pruebas de esfuerzo anuales, principalmente, para poder cuantificar su progresión y conocer si el entrenamiento está dando el resultado esperado.

Seas el tipo de deportista que seas, esperamos que ya hayas decidido hacerte una prueba de esfuerzo, pero antes analizaremos y responderemos algunas preguntas sobre las pruebas de esfuerzo y su organización.

¿En qué consiste una prueba esfuerzo?

Las pruebas de esfuerzo se basan en utilizar simuladores que sirvan para realizar un ejercicio físico similar al de actividades deportivas concretas. Por ejemplo, los tapices rodantes (carrera), los cicloergómetros (ciclismo) y otros ergómetros (patinaje, remo, esquí de fondo o natación). Estas pruebas sirven para medir la reacción de tu sistema cardiovascular, en función de los esfuerzos realizados.

También se miden, mediante unos aparatos conectados al paciente, la tensión arterial y las constantes del flujo sanguíneo.

Los protocolos de la prueba de esfuerzo

Ten en cuenta que una prueba de esfuerzo es una cosa muy seria, por lo que se han de aplicar ciertos protocolos para que los resultados obtenidos sean fiables y homologables. En resumen, las condiciones en las que se realizan tienen que parecerse a las habituales de un ejercicio físico normal. Hay que destacar que existen diversos protocolos para realizar la prueba de esfuerzo, tanto de carga continua como de carga discontinua. Como es lógico, se suele empezar por una carga de esfuerzo más suave y esta se va aumentando progresivamente. Según sea la finalidad de la prueba de esfuerzo, el médico que la realiza puede emplear un protocolo u otro.
En la prueba de esfuerzo convencional, los protocolos más utilizados son el protocolo de Bruce y el protocolo de Naughton. En las ergoespirometrías hay más protocolos y depende mucho del médico, nivel de preparación del deportista, periodo del año en el que se hace e incluso el objetivo concreto de la prueba de esfuerzo.

¿Qué información se obtiene con una prueba de esfuerzo?

Podemos dividir los datos que se extraen de una prueba de esfuerzo en niveles de importancia. Presta atención a los más relevantes:

– Consumo de oxígeno
– Frecuencia cardíaca
– Potencia (si usas el cicloergómetro)
– Velocidad (si utilizas el tapiz rodante)

Además, hay otros datos que también te vendrán bien para mejorar tu entrenamiento:

– Porcentaje de lactato en la sangre
– Generación de dióxido de carbono
– Cociente respiratorio entre el consumo de oxígeno y la producción de dióxido de carbono
– Pulso de oxígeno
– Ritmo de la respiración
– Ventilación pulmonar

¿De qué manera debes interpretar una prueba de esfuerzo?

En el caso de la prueba de esfuerzo convencional, la valoración será “apto” o “no apto” para la práctica del deporte.

La prueba de esfuerzo con consumo de oxígeno, es otra cosa, pues el deportista quiere conocer cuál es su “motor” [posibilidades reales], como va evolucionando en el tiempo [preparación adecuada], compararlo con el de otros deportistas que practican su mismo deporte [muestreo de los rivales], y sobre todo… Qué ha de hacer para lograr mayores prestaciones durante el desempeño de su actividad deportiva.

El VO2Máx es el indicador fundamental que nos permitirá conocer nuestras posibilidades.
Es la capacidad máxima del deportista para recoger oxígeno del aire y llevarlo hasta los músculos para su utilización.  El Vo2Máx viene determinado principalmente por la genética y el entrenamiento sólo puede mejorarlo en rangos máximos del 10-15%.

Conocer el umbral anaeróbico y  umbral aeróbico  nos permitirá planificar un entrenamiento personalizado. En el caso del umbral aeróbico, el margen de mejora es muy amplio y está relacionado con la cantidad de horas de entrenamiento a intensidades aeróbicas o suaves.

Otro de los motivos por el que los deportistas profesionales se hacen varias pruebas de esfuerzo anuales, es conocer la evolución de estos umbrales y saber hacia dónde deben dirigir sus entrenamientos, pues es la pista más clara y directa sobre cómo está reaccionando su cuerpo ante el entrenamiento pautado.

Conocer estos umbrales y su evolución dentro del mismo año, es el indicativo más claro, para conocer si estamos progresando adecuadamente o si hemos puesto el foco del entrenamiento en el lugar inadecuado.

¿Dónde hacer la prueba de esfuerzo?

Cualquier centro de medicina deportiva será adecuado.
Es muy importante que este centro tenga una amplia base de datos de pruebas de esfuerzo realizadas, tanto en cantidad como en calidad. Esto es debido, a que el informe que nos dan al finalizar, incluye una estadística comparativa con nuestro mismo núcleo poblacional [deporte, edad, categoría competitiva, etc…]
De esta manera, conseguiremos ver nuestros datos comparados con otros atletas de nuestra misma categoría. Esto nos puede dar preciosas pistas, sobre qué apartados tenemos que incidir en nuestro entrenamiento personalizado.

La importancia de la herencia genética

A quién no le ha pasado, entrenar con un amigo que no hace nada de deporte y que tu amigo te haya dejado en evidencia.
Tú  te esfuerzas y entrenas a diario y tu amigo sólo se dedica a ver la televisión.
¿Cómo puede ser? … La respuesta es que tu amigo tiene una mejor dotación genética. Aunque te mates a entrenar, difícilmente conseguirás igualarlo.
Es muy común, que todos los componentes de una misma familia [abuelos, padres e hijos] sean excelentes deportistas.
No es casual que los grandes deportistas, pertenezcan a una estirpe de deportistas exitosos.
La herencia genética es determinante, sobre todo, en los deportes de fondo.

En resumen

Si sólo quieres ir en bici con los amigos o trotar los fines de semana, una prueba de esfuerzo convencional, te servirá para saber que lo puedes hacer sin ningún riesgo para tu salud.

Si te machacas y te picas con los amigos o acudes a pruebas competitivas con asiduidad, te servirá para saber si todo el esfuerzo que estás haciendo está bien focalizado y te hace progresar de la manera adecuada.

Te interesará:
Así comienza el artículo publicado en soyresponsable.es del Dr. Joseba Barrón 
El fuera de control para evitar la muerte súbita”
Yo participo en competiciones de 80 km en bici y en marchas cicloturistas de 100 km. Si me preguntan dónde veo peores caras, peores cuerpos o personas más torturadas, no tengo atisbo de duda: en las cicloturistas.

Jamás se verá a un corredor de competición de ciclismo de veteranos desplazarse andando en una carrera y terminar dentro del control. Cuando no puede seguir el ritmo de su grupo, se retrasa más de 5 minutos o se para, se queda solo y lo retiran
Incluye una interesante reflexión sobre las pruebas de esfuerzo
Aquí puedes leer el artículo completo

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo