¡Adiós botellas de plástico!
Previo
Aleatorio
Bye bye microplásticos en la cosmética
Siguiente
El deporte perfecto está compuesto por tres ingredientes
Ejercicio físico

Los 3 ingredientes del deporte perfecto

No existe el deporte perfecto, mágico ni universal. Los beneficios de la actividad física ni se observan de manera inmediata, ni la misma práctica deportiva es conveniente para todas las personas.

Cuando decidas iniciarte en una práctica deportiva, escoge aquella más adecuada a tu perfil, ya que te permitirá establecer objetivos alcanzables y, al mismo tiempo, despertará tu motivación por continuar avanzando en el ejercicio físico.

Imprescindible escoger una actividad física que te guste

Disfrutar haciendo algo es esencial para mantener el hábito. Comenzar a practicar deporte con un grupo de gente con quien estés a gusto será clave para adentrarte en este ámbito. Por otro lado, ten en cuenta que tu actividad física debe basarse en tres ingredientes para mejorar realmente tu bienestar: la fuerza, la flexibilidad y la actividad cardiovascular.

Para incrementar la fuerza

Con el primer ingrediente debes hacer trabajar tus músculos contra la resistencia. Dicha resistencia puede ser el propio cuerpo, o bien otros elementos externos como una banda elástica o unas mancuernas, que no sólo fortalecerán la masa muscular, sino también el aparato locomotor.

Aplicación para runners

Compra con causa social destinando el 100% a Músicos por la Salud

Flexibilidad para el día a día

En cuanto a la flexibilidad, trabajarla contribuirá a mejorar la movilidad de los músculos, tendones, articulaciones y huesos, así como a lograr su máxima longitud. Potenciar la flexibilidad tiene una gran incidencia en las actividades cotidianas. Por último, para reactivar tu actividad cardiovascular puedes optar por correr, nadar, montar en bicicleta e incluso actividades como saltar a la comba o patinar.

Una vez seleccionado el deporte perfecto para revitalizar tu organismo, no te impacientes por ver los resultados. Habitúate a la actividad física, pero sin prisas. Cualquier ejercicio, por insignificante y sencillo que parezca, realizado en una medida adecuada, tendrá repercusiones positivas para tu organismo, aunque los beneficios a veces no parecen percibirse.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es recomendable practicar dos horas y media de actividad física aeróbica moderada, como caminar o pedalear, o una hora y cuarto más intensa a la semana.

Combinar los ejercicios aeróbicos y anaeróbicos

Para introducir el tercer ingrediente lo mejor es establecer tandas de diez minutos. Estos ejercicios deberían ir acompañados de actividades paralelas para fortalecer los grupos musculares, una práctica que puede ejercitarse dos veces a la semana. Incrementa esta proporción hasta las cinco horas de actividad aeróbica moderada y las dos horas y media de deporte más intenso si optas por practicar ejercicio físico con mayor frecuencia.

No obstante, respecto a estos estándares, algunos expertos matizan la importancia de trabajar la fuerza durante las sesiones de entrenamiento, puesto que estos ejercicios requieren mayor gasto energético o, lo que es lo mismo, queman más calorías del organismo. Además, las actividades que potencian la fuerza corporal ayudan a contrarrestar las asimetrías que puedas provocar en el día a día.

El deporte perfecto y la pérdida de grasa

Mantener la constancia y no rehuir del progresivo aumento de la intensidad de los ejercicios será algo que también te ayudará a incorporar en tu vida, y de una manera agradable, la actividad deportiva, te hará sentir mejor. En este sentido, cegado por la reducción de la grasa corporal y el fortalecimiento de la masa muscular, tampoco debes excederte con la intensidad, ni debes obsesionarte con las fotos de deportistas utópicos. La intensidad con que practicas ejercicio debe ir incorporándose paulatinamente y con el asesoramiento de un profesional.

Por último, no olvides que la actividad física no son únicamente las carreras a pie, las partidas de tenis o una contrarreloj ciclista. Los ejercicios saludables comprenden también actividades cotidianas, como subir escaleras o desplazarte en bicicleta, y no se limitan únicamente a la práctica deportiva. Así que si no te gusta el deporte, escoge otros hábitos para aportarle a tu organismo la dosis de bienestar diaria. Las posibilidades para combatir el sedentarismo son infinitas.

1Comentarios
Deja tu respuesta
  • Francisco Gonzalez Alvizures
    8 Junio, 2016 at 5:11 pm

    El ejercicio fisico es de vida o muerte, especialmente para las personas diabeticas. Les ruego crear una seccion de ejercicios solo para personas diabeticas. Gracias.

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo