Tu granito de arena: tres cosas que puedes hacer por el medio ambiente
Previo
Aleatorio
CO2 para climatizar la casa y ahorrar energía
Siguiente
Empleabilidad

La tasa de sobrecualificación de los españoles dobla a la europea

La crisis económica ha provocado que muchos jóvenes abocados a un paro de larga duración, decidieran continuar con su formación en la universidad cayendo en la sobrecualificación, formación que resulta excesiva para muchos trabajos.

Desfase entre universitarios y cualificación de los puestos de trabajo demandados

La España que sufría de un letargo provocado por la caída de su motor y sector principal de actividad, la construcción, se preparaba para verse en unos años fortalecida con la llegada de profesionales que creían que tener un título académico superior les abría las puertas del éxito laboral. Huelga decir que lamentablemente se equivocaban, pues han acabado viéndose presas de un mercado laboral incapaz de absorber tal cantidad de graduados, para los que el sueño de prosperidad ha terminado en tragedia.

Síntomas de este problema en España

Lo que en un principio parecía fabuloso, una gran cantidad de personas preparadas y capaces para resolver problemas profesionales con soltura y calidad, acabó siendo un problema marcado por la vieja recomendación: “estudia y prepárate, que no te faltará trabajo”. Pues, si bien la antigua España sufría de analfabetismo, la futura padece la enfermedad de la sobrecualificación, que visto, eso sí, a grandes rasgos, acaba generando el mismo y fatal desenlace.

Formación complementaria en la universidad [pixabay]

Formación complementaria en la universidad [pixabay]

La baja calidad de la formación profesional en España

Ríos de tinta ha generado esta situación y opiniones de expertos que no encuentran la solución y acaban echando la culpa a la baja calidad de la formación profesional, que no es más que un escape por la puerta de atrás al mal que un español de los años 60 no habría sido capaz de entender. España dobla en cualificación a la media europea y eso provoca desempleo entre los jóvenes y no tan jóvenes.

El desafío: equilibrar exceso de cualificación e incompetencia

Pese al desánimo, hay quien advierte: “es preferible la sobrecualificación a la incompetencia”, pues si bien el que está sobrecualificado puede resolver los problemas que le surgen en su rutina laboral, pues son los típicos de una actividad que requiere menor formación de la que posee, la verdad es que el mal llamado incompetente puede llegar a conseguir las mismas soluciones con la práctica y experiencia diaria. Pero el lío viene cuando el que posee calificación superior va a recibir el mismo salario que cobra el que no la tiene. Aquí, son las empresas las que tienen la sartén del mango, pues deberían dar con una solución que les permitiera evitar que se les vaya el más cualificado mientras forman al menos preparado.

La respuesta no va a dar una solución mágica que satisfaga las demandas de empleo, pues al fin y al cabo, la tasa de paro hace insostenible este mercado laboral independientemente de la preparación que tenga la gente. Quizá la solución sea facilitar la creación de empresas y la contratación de trabajadores por las mismas.

 

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo