La plaga de procesionaria un efecto más del cambio climático
Previo
Aleatorio
La ética y la RSC como activo dentro de la empresa
Siguiente
Usa bolsas ecológicas como opción al plástico
Medio ambiente

Decir adiós a las bolsas de plástico

Una vez evaluada la cantidad de plástico que usábamos y tirábamos, nos pusimos un primer objetivo: eliminar las bolsas de plástico de nuestra vida.

En unas semanas, eliminamos el 90% de las bolsas de plástico que usábamos, y así fue como lo conseguimos.

El primer objetivo es eliminar las bolsas de plástico

El primer objetivo es eliminar las bolsas de plástico (Machathikun)

La primera semana vivimos normalmente, comprando dónde siempre y lo de siempre, trayendo a casa todas las bolsas de plástico que nos entregaban. Así pudimos ver cual era nuestro consumo real de bolsas de plástico.

La conclusión de esta semana fue muy interesante: usábamos muchas más bolsa de lo que pensábamos. Las bolsas de plástico que acumulamos no eran las que nos entregaban en la caja del súper o de las tiendas. De hecho, las de la caja, ya las usábamos poco porque como mucha gente usábamos bolsas reutilizables y un carrito para hacer la compra. Las que sí traíamos a casa eran las bolsitas de la fruta y verdura, de las aceitunas compradas a granel, de los frutos secos de la tienda de golosinas o las del pan cortado en rebanadas de la panadería.

Sustituir las bolsas por bolsas de algodón

Sustituir las bolsas por bolsas de algodón (Africa Studio)

Dedicamos entonces la segunda semana a buscar la manera de sustituir estas bolsas. Primero compramos un juego de bolsas pequeñas de algodón. Estas bolsas iban a sustituir las bolsitas de plástico de la fruta, la verdura o los frutos secos comprados en tientas o en el súper. También cómo a veces solíamos comprar la verdura en el mercado, pedimos en la frutería que nos guarden la fruta y la verdura directamente en el carro de la compra.

La tercera semana ya fue la semana de la puesta en marcha, y vimos de manera muy concreta la eficacia de las medidas que habíamos tomado. Con nuestras bolsitas de algodón y también el simple hecho de pedir a las personas que nos atendían en los comercios que no nos pongan bolsas reducimos un 90% la bolsas que traíamos a casa, en una sola semana!

Al principio, debo de reconocer que me daba un poco vergüenza pedir que no nos pongan bolsas o llegar a pesar mis frutos secos en una bolsa de tela. Si nos miraron un par de veces como bichos raros, pero a la gran mayoría de las personas le encantaron nuestras bolsitas. El resto de veces, como cuando pedimos en el puesto de encurtidos que nos recarguen nuestros botes de cristal con aceitunas, se lo tomaron con mucha naturalidad, “es lo que se hacía antes”.

Esta primera experiencia nos dio mucho ánimo, vimos que era muy fácil reducir nuestro plástico y también que la gente estaba muy abierta a ello. Está claro que con una sonrisa y explicándolo bien nadie se negará en ayudarnos a reducir el plástico.

Nos leemos la semana que viene.

Marion de La Porte escribe cada miércoles sobre su decisión de vivir sin plástico.

Si te interesa leer más sobre este tema

1- Mi vida sin plástico. La toma de la decisión (Marion de la Porte)

2- El plástico generado (Marion de la Porte)

3- No tirar el plástico de casa por la ventana (Marion de la Porte)

Todos los temas relacionados con el plástico en soyreponsable.es

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

Marion de La Porte
Marion de La Porte
Co-fundadora de Sinplástico, la primera página web para vivir con menos plástico.
Conoceme Mejor
Soy: Intento ser responsable ;-)
Me gusta: La capacidad de cambio (a mejor) de la gente.
No me gusta: El plástico y las mentiras que le rodean.