Cómo frenar el calentamiento global y la desaparición de especies
Previo
Aleatorio
Reconocimiento de voz en el automóvil. Tecnología para salvar vidas
Siguiente
botella-plástico-agua-embotellada
Medio ambiente

Dejar el agua embotellada: la base de una vida sin plástico.

El otro día me topé con el vídeo de un cómico (y militante) francés en el que hablaba del agua embotellada y decía lo siguiente: el agua del grifo (excepto casos concretos) es agua potable cuya calidad es muy controlada. Con este agua potable lavamos nuestros coches y en ella hacemos nuestras necesidades pero lo único que no hacemos con ella es beberla.
Se refería al alto consumo de agua embotellada y de lo absurdo que es beber agua embotellada cuando sabemos que:

  • El agua embotellada es 300 veces más cara que el agua del grifo.
  • El hecho de que el agua esté embotellada no significa que sea de mejor calidad y haya sido más controlada que la del grifo.
  •  Genera una cantidad de residuos escalofriante.
  • Y por fin, como lo acaba de confirmar un informe del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada, el agua embotellada está casi siempre contaminada por los aditivos presentes en el plástico de la botella.

En resumen: el agua embotellada es más cara y peor para nuestra salud que la del grifo.
Además, no olvidemos que el mismo proceso de fabricación y embotellado de una botella de agua tiene un coste ecológico muy elevado, que es aun más absurdo cuando sabemos que la gran mayoría de las aguas embotelladas no tienen ningún beneficio para nuestra salud frente a la que sale de nuestro grifo.

agua-embotellada-botella-vidrio

Es hora de dejar de beber agua embotellada (Veoverde)

Por lo tanto, os animo a dejar de beber agua embotellada, en particular si está embotellada en plástico. Aquí van algunos consejos para sacarla de vuestra vida:

  • Usad una jarra de cristal para refrescar el agua y almacenarla en el frigorífico. Si el agua de grifo en vuestra zona tiene un poco de sabor a cloro, lo perderá en un par de horas almacenada en una jarra.
  • En la calle, tened una botella pequeña de vidrio o de acero inoxidable para poder rellenarla y así no necesitar comprar botellines.
  • De viaje, se puede usar la misma botella que la de la calle, incluso viajando en avión. Basta con vaciarla antes de pasar el control de seguridad y rellenarla una vez en la zona de embarque.
  • Y en lo que concierne a las botellas de plástico en bares o restaurantes, si son de vidrio, las aceptamos, ya que es muy complicado conseguir una jarra de agua en la mayor parte de los sitios. Si no son de vidrio, las rechazamos explicando que no queremos botella de plástico. La mayor parte del tiempo se sustituye por vasos de agua.

Con gestos simples y nuevos hábitos, se puede muy fácilmente evitar el consumo de botellas de plástico. El agua es un bien público y común. Por lo tanto, decir no al agua embotellada es también un acto militante, para decir no a la privatización de un bien tan esencial y básico.

¡Viva la resistencia!
Nos leemos la semana que viene.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

Marion de La Porte
Marion de La Porte
Co-fundadora de Sinplástico, la primera página web para vivir con menos plástico.
Conoceme Mejor
Soy: Intento ser responsable ;-)
Me gusta: La capacidad de cambio (a mejor) de la gente.
No me gusta: El plástico y las mentiras que le rodean.