¿Cuáles son las nuevas técnicas de aprendizaje?
Previo
Aleatorio
La ética y la RSC como activo dentro de la empresa
Siguiente
Medio ambiente

Las vacas superan a los coches en emisiones

Las vacas junto con cerdos y aves de corral emiten casi el 40% de gas metano a la atmósfera.

En los últimos años los consumidores del mundo desarrollado nos hemos vuelto más carnívoros. Los carros de la compra cargados de alimentos precocinados y procesados configuran el tráfico habitual de los supermercados, lo que pone de manifiesto la transición alimentaria de las últimas décadas, en que hemos ido introduciendo paulatinamente alimentos con elevadas proporciones de carne, grasas y azúcares en nuestra dieta, en detrimento de los productos frescos y naturales. Este cambio perjudica no sólo a la salud de los ciudadanos, sino también a la del medio ambiente.

La dieta actual de los occidentales, con importantes dosis de carne y una notable presencia de alimentos previamente elaborados, tiene una relación directa con las enfermedades no contagiosas, como la diabetes, los problemas cardiovasculares o el cáncer. Además de estos perjuicios, un estudio publicado por la revista Nature, desvela que las emisiones de gases contaminantes han aumentado un 80% por la deforestación y el crecimiento del sector ganadero derivados del mayor consumo de carne. La expansión de las zonas urbanizadas, junto con el aumento de la renta global están tras gradual la pasión por la carne de los países desarrollados.

¿Sin carne no hay paraíso?

De acuerdo con el estudio que han llevado a cabo Michael Clark y David Tilman, de la Universidad de California y de la de Minnesota, respectivamente, aquellas dietas basadas en legumbres, en las frutas y en las verduras son más respetuosas con el medio ambiente que las que contemplan los productos cárnicos y las grasas.

Para estos expertos americanos, el consumo generalizado de estos alimentos naturales permitiría, no sólo frenar la emisión de los gases contaminantes que proceden del sector agrícola, sino moderar también el proceso de extinción de especies de las zonas naturales y la deforestación. Aparte, el cambio hacia un modelo alimentario con menos dosis de carne, conllevaría incuestionables beneficios en lo que respecta a los problemas de salud crónicos relacionados con la dieta.

El desafío de retomar a la dieta vegetal

No obstante, y a pesar de los beneficios para salud de las personas y del entorno que supondría cambiar el modelo alimentario, es un gran desafío. Se considera que la tendencia al consumo de carne se irá incrementando aún más en los países occidentales hasta el año 2050. El precio y el sabor de estos productos, además de su fácil disponibilidad y un entorno cultural favorable al consumo de carne dificultan el cambio de mentalidad de los occidentales. Aunque nunca es demasiado tarde para pensar que el cambio hacia menús con platos de tanta carne aún es reversible.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo