Cómo elegir las zapatillas para correr más adecuadas
Previo
Aleatorio
La mesa que te obliga al ejercicio físico
Siguiente
Mando a distancia ecológico
Medio ambiente

El mando a distancia ecológico que crece cuando muere

Cuando hayas terminado de zapear, de consultar la programación tantas veces como te haya permitido tu aburrimiento y de subir y bajar el volumen de la televisión en cada corte publicitario, te puedes quedar con el mando a distancia y ver crecer una aromática planta de menta ¿Ficción o realidad?

Esta revolucionaria idea, que prueban algunos establecimientos hoteleros evitará la transmisión de bacterias, además dar una solución factible los establecimientos que se ven sometidos a los robos de estos controles remotos. La iniciativa no supondrá ninguna agresión al medio ambiente, es un dispositivo totalmente biodegradable.

Mando a distancia sin huellas

El innovador mando a distancia ha sido ideado por una ingeniera valenciana, Alicia Mora, quien pretendía dar una solución al foco de bacterias en que se convierten los mandos a distancia de los lugares comunitarios. En edificios como los hospitales, los mandos van de mano en mano y cada una deja su huella.

Una huella que en ocasiones puede ser en forma de bacteria e incluso otros restos más desagradables, con los consecuentes riesgos de salud para los que vienen detrás, como constató el estudio de la universidad de Houston al que tuvo acceso la promotora de este útil invento y que fue el detonante de su práctica idea.

El mando a distancia de plástico ya ve su final

Podemos ir diciendo adiós a los mandos llenos de bacterias

Ahorro económico y de enfermedades

La dificultad de limpiar los restos que quedan en el mando, unida al gasto económico que implica para muchos establecimientos, como los hoteleros, el hecho de reponer los que se llevan los amigos de lo ajeno, llevó a esta ingeniera a diseñar, junto a su socia, el primer mando de usar y tirar del mundo.

De un tamaño similar al de los convencionales, es totalmente sostenible, está hecho de cartón y tinta ecológica y no lleva ni pizca de pegamento. Además, cada establecimiento puede personalizarlo, con su logotipo por ejemplo. Un pequeñísimo circuito electrónico y una pila que activa el dispositivo y que posteriormente puede retirarse completan este revolucionario control remoto para la televisión.

Una vez se termine la estancia en el lugar de paso, el mando a distancia puede desmontarse y de él florecerá, si se entierra en una maceta, una planta de menta, cuyas semillas se encuentran en el interior de este control remoto respetuoso con el medio ambiente.

De este modo, el revolucionario mando a distancia que ya prueban en su fase piloto una cadena hotelera y los hospitales de un grupo privado de servicios sanitarios, sería de uso personal y no se convertiría en el testigo que transmite bacterias. Por solo unos 3 euros, unos 25 menos que uno convencional para las televisiones, se reducirían riesgos para la salud sin comprometer el medio ambiente.

Una pila ecológica y su uso en el ámbito doméstico –por el momento sólo se emplea para determinados modelos de televisor– son los interesantes retos por los en los que trabajan ahora las creadoras de este innovador mando a distancia que promete reducir la huella ambiental del zapeo.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo