Correr descalzo, grandes verdades
Previo
Aleatorio
Los 10 perfiles solidarios de Instagram que no te puedes perder
Siguiente
Vivir sin plástico es más sostenible
Medio ambiente

Mi vida sin plástico: la toma de decisión

Hace dos años decidí empezar una vida libre de plástico. Mi propuesta es compartir el porqué y cómo lo he hecho, y los resultados que hemos logrado. Porque vivir con mucho menos plástico es posible, ¡soy la prueba viva de ello!

Somos una familia, formada por un perro y dos personas, que hace dos años decidimos empezar a reducir nuestro consumo de plástico.

Decidir vivir sin plástico

Llevábamos años en una dinámica de consumo responsable, local, ecológico, sostenible, verde, alternativo y demás adjetivos bonitos. Teníamos claro que nuestra manera de consumir era nuestra mejor herramienta para tener un impacto positivo sobre el mundo que nos rodea.

La decisión de vivir con menos plástico la tomamos cuando al empezar a leer un poco sobre el tema de la contaminación plástica, nos dimos cuenta de que el sobreconsumo de plástico estaba en la raíz de una de las mayores catástrofes ecológicas de nuestros días.

El consumo actual de este material tiene un impacto dramático:

• Sobre el medio ambiente, por la cantidad de residuos que genera.

• Sobre la fauna salvaje, por los millones de animales que mata cada año.

• Sobre nuestra salud, por las sustancias nocivas que llevan los plásticos.

Habíamos reducido nuestro consumo de carne con una motivación animalista, pero el envase de plástico de la hamburguesa de soja que consumíamos podía acabar matando una tortuga que lo ingiriera confundiéndolo con comida; cocinábamos pasta ecológica con el objetivo de comer algo saludable, pero la escurríamos y la servíamos con utensilios de plástico; utilizaba una crema hidratante de farmacia (nada barata) a base de agua termal, pero estaba llena de siliconas y otras sustancias sospechosas.

En resumen, muchas veces el plástico de los productos que comprabamos o de los objetos que usábamos anulaba el impacto positivo que buscabamos para nuestra salud y el planeta. Por lo tanto, la decisión fue clara, íbamos a empezar una vida con la menor cantidad de plástico posible.

Reducir nuestro consumo plástico ha sido el paso más importante hacia una vida realmente sostenible. Y como este cambio se ha convertido en una verdadera filosofía de vida, quiero contar aquí como ha sido nuestro camino hacia una vida menos plástica.

Espero que mis consejos e ideas os sean útiles y que os animéis a dar algunos pasos hacia una vida sin plástico. Han sido dos años muy ilusionantes, llenos de buenas sorpresas y por supuesto con sus (pocos) momentos frustrantes, que nos han demostrado que el cambio es posible, incluso en aspectos que no me hubiera imaginado.

A día de hoy hemos conseguido reducir nuestro consumo un 80%, y seguimos bajándolo, pero está claro que el mayor logro para nosotras ha sido la calidad de vida que hemos ganado en este proceso y lo bien que se vive sin plástico.

Nos leemos la semana que viene (Marion De la Porte escribe cada miércoles sobre su decisión de vivir sin plástico).

2Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

Marion de La Porte
Marion de La Porte
Co-fundadora de Sinplástico, la primera página web para vivir con menos plástico.
Conoceme Mejor
Soy: Intento ser responsable ;-)
Me gusta: La capacidad de cambio (a mejor) de la gente.
No me gusta: El plástico y las mentiras que le rodean.