Levanta y camina, vivirás más
Previo
Aleatorio
Un runner español en Kenia
Siguiente
La procesionaria crece con el cambio climático
Medio ambiente

La plaga de procesionaria un efecto más del cambio climático

Si el cambio climático continúa al ritmo actual y las temperaturas siguen aumentando, será difícil encontrar un pinar sin la plaga de procesionaria, incluso en las regiones más frías, donde hasta hace unos años resultaba extraño encontrar este insecto que puede tener efectos nocivos para las personas.

Se trata de un efecto más del cambio climático que preocupa, no sólo por las consecuencias en las especies vegetales, sino por la incidencia en el bienestar de las personas, puesto que la plaga de procesionaria desprende unos filamentos tóxicos que flotan en el aire y que, en los peores casos, pueden provocar irritaciones e incluso reacciones alérgicas.

¿Cómo detener, pues, la procesionaria ante el imparable avance del cambio climático? No es sencillo atajar su expansión mientras las temperaturas medias siguen al alza de una manera imparable. El calentamiento global aumenta en mayor medida que los medios químicos o físicos que se emplean actualmente para vigilar este insecto. De hecho, en las últimas cuatro décadas los sistemas de control han observado un notable incremento de la procesionaria.

[Te interesará: Cómo frenar el calentamiento global y la desaparición de especies]

El control de las poblaciones de este insecto se hace cada vez más complicado y requiere mayores aportaciones de medios, que en muchos casos perjudican doblemente el entorno natural porque se trata de tratamientos químicos. El crecimiento de la procesionaria no hace más que poner de manifiesto, una vez más, las múltiples consecuencias del cambio climático, incluso en aquellos aspectos más cotidianos, como puede ser la expansión de un insecto.

Esta especie que anida en pinos, abetos y cedros, comenzaba habitualmente a propagarse al final del invierno y el inicio de la primavera, cuando comenzaban a recuperarse las temperaturas, ya que la procesionaria se ve favorecida por los bajos niveles de humedad. Pero el calentamiento global está provocando que las larvas de estos insectos aparezcan cada vez más pronto y no desde enero hasta abril, que era su periodo de proliferación habitual.

La plaga de procesionaria un efecto más del cambio climático Clic para tuitear

Una vez más las consecuencias del cambio climático resultan tan cotidianas como difíciles de atajar. Más allá de los efectos de dicha plaga sobre el medio ambiente, donde puede llegar a causar la defoliación de pinares, preocupa las consecuencias que puede reportar la procesionaria para la salud, tanto de personas como de animales.

[Te recomendamos: El éxodo de la sardina y el cambio climático]

La oruga de este insecto dañino cuenta con unos pelos que se escampan por el ambiente y resultan prácticamente imperceptibles, de manera que la plaga de la procesionaria se expande de una manera descontrolada por las zonas montañosas. Por esta razón, en caso de que estos filamentos sean inhalados por los seres humanos, pueden afectar seriamente al bienestar, ya que provocan irritaciones en las vías respiratorias o reacciones alérgicas en la piel.

La procesionaria adelanta su aparición por el aumento de la temperatura global

Los filamentos de la procesionaria son peligrosos para la salud de personas y animales

La procesionaria puede ser mortal en caso de ingestión

Los efectos de la considerable expansión de esta plaga en las últimas décadas, por otra parte, se dejan notar en los animales, también vulnerables a esta inhalación perjudicial de la procesionaria. Los animales incluso pueden llegar a ingerir la sustancia tóxica de esta oruga propia de los pinares, lo que en les puede producir necrosis en su sistema digestivo llegando a causarles, en casos extremos, la muerte. Aparte, la procesionaria puede dañarles los orificios nasales o los ojos por el contacto directo con los filamentos tóxicos.

Ante los efectos perjudiciales para el entorno natural, los animales y las personas, ¿cabe alguna alternativa para atajar la expansión de la procesionaria propiciada por el cambio climático? Al margen de medios técnicos para combatirla, el preocupante aumento de la población de procesionaria puede ser poco más que otra razón adicional para concienciar a la sociedad de la importancia del cambio climático y la necesidad de establecer hábitos para frenarlo.

1Comentarios
Deja tu respuesta
  • Anne Trabenna
    26 Agosto, 2015 at 5:40 pm

    ¿No podríamos cada uno ‘adoptar’ un árbol y quitarle el nido de la procesionaria? Yo pongo una bolsa de plástico alrededor del nido y corto la rama.

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo