Los errores de principiante en el gimnasio
Previo
Aleatorio
La importancia que has de dar a la reputación online
Siguiente
El calor aleja a las sardinas del Cantábrico
Medio ambiente

Las sardinas abandonan el Cantábrico en busca de aguas frías

El aumento de la temperatura de los océanos está llevando a algunas especies a huir hacia otros mares del norte de Europa, con aguas más heladas.

Encontrar sardinas o boquerones del Cantábrico o del Atlántico en nuestras pescaderías va a ser cada vez más difícil. Estas pescados se están marchando a otros entornos. La alteración de la temperatura de los océanos está, a su vez, desplazando a especies propias de las aguas boreales, como el arenque. A la preocupación ambiental, la migración de estas poblaciones añade otro problema a las localidades donde el sector pesquero está fuertemente arraigado.

El Atlántico sube 1,3°

Un calentamiento que, según han constatado los investigadores, ha reducido la población de peces como la sardina, el jurel, el boquerón o la caballa durante los últimos 40 años. El calentamiento del agua de estos entornos marinos ha forzado a estas especies a buscar aguas más frías en mares como el Báltico o el del Norte, tal y como han comprobado un equipo de investigadores de la Universidad de Barcelona que ha llevado a cabo este análisis de las especies marinas.

La huida de estos peces también tiene consecuencias sobre la cadena alimentaria de las aguas de la península ibérica, ya que sus predadores, que son numerosas aves marinas, otros peces o los cetáceos, ven mermada su fuente alimentaria. A su vez, esta variación en el ecosistema también implica la alteración de la biodiversidad de las aguas del norte de Europa, donde la población del espadín y el arenque, propias de esta zona, ha disminuido a raíz de la llegada de las especies propias del sur. Las alteraciones de la diversidad son más que evidentes.

Para alcanzar estas conclusiones, un equipo de investigadores ha estudiado 57.000 censos del Consejo Internacional para la Exploración de los Océanos (ICES), referidos a la pesca comercial desde 1965 hasta la presente década.

No es por el plancton

El estudio constata que especies como el jurel o la caballa están migrando hacia otras zonas marinas por el calentamiento del agua y no por la merma del plancton del que se alimentan, como se barajaba inicialmente, ya que también se ha visto afectado en los últimos años. Estas especies de peces han demostrado una gran vulnerabilidad frente a la temperatura del agua, de manera que se presentan como un buen bioindicador para evaluar el avance del imparable cambio climático.

Además de los efectos del calentamiento global sobre la biodiversidad, que también está preocupando a los investigadores de otras especies como los osos polares, la reducción de la población de determinadas especies de peces en nuestros mares comporta consecuencias para las localidades marineras que tienen en la pesca una importante fuente de ingresos. La reducción de capturas de sardinas o jureles, entre otras especies, tendrá a medio plazo una incidencia directa sobre estas economías locales.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo