Solución a la diabetes: ¿educación alimentaria o pastillas?
Previo
Aleatorio
Dietas más placenteras con los alimentos sustitutivos
Siguiente
Pequeños plásticos quedan en la piel durante la ducha
Salud

La ducha también ensucia tu cuerpo

La cortina de agua que va deslizando la espuma no elimina todas las impurezas que contienen el gel o el champú, puesto que unas pequeñísimas partículas de plástico que incluyen estos productos químicos son absorbidas por la piel y van acumulándose en el organismo.

Además de los efectos sobre la salud, la utilización de estos productos incide en los océanos.

[Relacionado: ¿Estamos preparados para una sopa de plástico en los océanos?]

Los productos de la ducha puede dañar nuestro cuerpo

Contrariamente a la creencia de que cuanto más nos lavemos mejor, sobre todo con gel, la ducha puede resultar perjudicial para nuestro organismo. Son imperceptibles, pero la mayoría de productos destinados al aseo personal contienen unas bolitas que asimila el cuerpo a través de la piel, pese que el producto sea retirado al entrar en contacto con el agua.

[Te gustará: Reducir el plástico en el baño: ducharse sin plástico]

Cremas hidrantes, dentífricos, geles, champús o exfoliantes corporales están integrados por polipropileno (PP), polietileno (PE), tereftalato de polietileno (PET), además de restos de nylon y polimetacrilato de metilo (PMMA).

Se trata de sustancias con una gran penetración en la piel, de manera que aplicadas de una manera continuada, se van acumulando en el organismo. Y, pese a que no presentan una elevada toxicidad, lo bien cierto es que cualquier producto químico externo al cuerpo no reporta al organismo demasiadas propiedades. Además, debido a su porosidad, estas pequeñas partículas de plásticos nocivos también absorben los otros tóxicos que pueda contener el producto cosmético.

[Te recomendamos: Bye bye microplásticos en la cosmética]

Aparte de estas repercusiones sobre la salud, el diminuto tamaño de estas porciones impide a los sistemas de depuración de agua filtrarlas, de manera que circulan por la red de alcantarillado, por donde llegan hasta los ríos y, consecuentemente, al mar. El constante goteo de estas sustancias no hace más que empeorar los niveles de contaminación de los mares y océanos.

Pasan también a la cadena alimentaria

Así mismo, las pequeñas partículas de estos cinco plásticos dañinos también terminan integrándose en la cadena alimentaria, puesto que los peces y otros animales marinos comestibles acaban ingiriéndolas y, por tanto, las partículas nocivas no sólo llevan al cuerpo a través de los productos de higiene, sino también a través de la mesa.

[Relacionado: El oso polar en peligro de extinción por el plástico y el estrés nutricional]

Evitar estos plásticos no es sencillo, ya que gran parte de los cosméticos o productos de higiene disponibles en la actualidad en el mercado los contienen, pero sí que puedes consultar la etiqueta de estos artículos para escoger aquellos que menos contengan.

Aunque, sin duda, la alternativa más conveniente para evitar que las diminutas porciones de plástico lleguen a tu organismo es la utilización de productos cosméticos elaborados a través de un proceso natural y ecológico, que garantice que no se han empleado ninguno de estos componentes nocivos para las personas y para su entorno ambiental.

Yo me apunto a reducir el plástico en los productos de higiene.... ¿Y tú? Clic para tuitear

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo