¿Conoces la dieta nutrigenómica?
Previo
Aleatorio
Beneficios del kinesiotaping
Siguiente
soyresponsable.es A pesar de lo que se puede creer, enfadarse o sentir ira no necesariamente es malo e incluso puede tener beneficios para la salud.
Salud

¿Enfadarse puede tener beneficios?

A pesar de lo que se puede creer, enfadarse o sentir ira no necesariamente es malo e incluso puede tener beneficios para la salud.

Según los expertos, es mejor sacar fuera las emociones que guardarlas y esperar a explotar. La clave es la buena gestión del enfado. Según un estudio de la Escuela de Salud Pública de Michigan, reprimir la ira es muy negativo para el organismo, aunque no es fácil expresarla adecuadamente.

Enfadarse puede ser positivo

La acumulación de ira espesa la sangre y provoca cambios en la presión arterial. Sin embargo, una vez que se libera esa tensión de manera correcta, la sensación que queda es de serenidad y relajación. Esto es lo que se llama un “enfado positivo”, un tipo de enfado donde no existe la agresividad (ni física ni verbal) y donde ambas personas tienen claro durante todo el proceso que el objetivo común es acabar con el conflicto.

En realidad, los enfados tienen una gran capacidad de construir. Puede tener beneficios en las relaciones personales como indican muchos psicólogos, ya que permite conocer la verdadera esencia de cada uno, aumenta la comprensión y nos convierte en seres más sabios.

nutrición saludable

Compra con causa social destinando el 100% a Músicos por la Salud

Además, los enfados pueden ser favorables para los cambios. Al ser una energía que puede empujarnos a lograr los objetivos que buscamos, podemos usarla para llegar con más fuerza a las metas.

Además, el enfado puede convertirnos en seres más optimistas como mostró un estudio americano realizado por la Universidad Carnegie Mellon tras el 11S donde se concluye que las personas que tenían más ira por los sucesos terroristas, piensan que los ataques serán menos en el futuro.

Un enfado es un paso adelante hacia una solución y funciona exactamente al contrario que una evasión. Siempre es mejor enfrentar un problema o una molestia que ignorarla o evitarla. Bien usado, enfadarse es una buena forma de hacernos felices.

¿Cómo controlar la ira?

La primera recomendación es comentar al entorno que se siente una incomodidad con la finalidad de evitar que los demás se pongan a la defensiva. Por si no queda claro, es mejor pedir disculpas por adelantado por si no se consigue transmitir correctamente lo que se está sintiendo. Esto aumenta la probabilidad de recibir empatía por parte de los demás y evitar los conflictos. Avisar de que se pasa por un momento de ira, molestia o incomodidad es muy efectivo.

Existen muchas técnicas para aprender a gestionar la ira pero, a veces, en los casos difíciles es mejor hacer saber a los involucrados que debemos tomarnos un momento para evitar decir o hacer algo de lo que luego nos podríamos lamentar. Las buenas decisiones son siempre mejores que las rápidas y por ello es mejor respirar profundo y aprender a gestionar nuestros enfados.

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo