¿Estás estresado? Tu aliento responde
Previo
Aleatorio
Las empresas fomentan hábitos saludables
Siguiente
Las críticas, mejor en positivo
Salud

En lugar de críticas, propón mejoras

Las críticas que lanzamos a los demás pueden convertirse en una propuesta de mejora o, por el contrario, ser dardos envenenados.

Los reproches terminan revirtiendo sobre uno mismo si no se transmiten en el tono adecuado, porque pueden deteriorar la relación.

Por ello, para que las críticas hacia los demás también repercutan positivamente sobre ti, convierte las culpas en apreciaciones que persigan la mejora. Tras las críticas negativas que hacemos llegar a los demás se esconde un sentimiento de superioridad.

Reprender y culpar a los demás empequeñece al enjuiciado y nos hace, al mismo tiempo, sentirnos mejores que ellos. Nos sentimos satisfechos de poder verbalizar el fallo que, desde nuestro punto de vista, han cometido. Resulta sencillo opinar, pero hay que saber hacer críticas sin dañar las emociones de los demás, sin ánimo de herir, es decir, emitir valoraciones no para hacer sentir mal al otro, sino como un recordatorio para que mejore.

Cuanta más confianza y más quieras a una persona, más probable es que te sientas capaz de manifestarle lo que te desagrada. Y no se debe desaprovechar esa oportunidad. Decir lo que no nos gusta no es malo, pero se ha de hacer para subsanar aspectos y no para herir a nadie. Culpar a los demás sólo pensando en uno mismo, sólo hará que momentáneamente te sientas desahogado.

Por otro lado, la manera en que se encajen las críticas depende de la persona enjuiciada. Sin embargo, el respeto y la comprensión con que se la digas sí que condicionan que ese juicio, en lugar de una opinión peyorativa, se convierta en una propuesta de mejora.

Culpar a los demás deteriora la relación con los seres queridos.

Transmitir a los demás propuestas de mejora, en lugar de culpar, mejorará las relaciones personales.

Rodearte de mejores personas

Si las críticas no se hace con una finalidad positiva, no favorecerán el cambio. Si además, se da la circunstancia de que la otra persona se muestra predispuesta a meditarlas en lugar de ponerse a la defensiva, el juicio será productivo y servirá para que la otra persona mejore y, por ende, la relación que nos une a ella también. Será, más que una soberbia manifestación de nuestro ego, un discernimiento que pretende rodearnos de personas con mejores cualidades.

Que nuestro ego sobresalga de vez en cuando no es nada malo, porque identifica nuestra personalidad, pero cuando lo utilizamos para reafirmarnos y con la intención de rebajar a los que nos rodean o hacerles sentir culpables, no hace más que ocultar una necesidad insatisfecha que proyectamos en una crítica hacia los demás.

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo