Hazte un selfie consumiendo productos de comercio justo
Previo
Aleatorio
¿Conoces que el turismo está amenazando a las tribus en la India?
Siguiente

El malware te sigue los pasos… aunque no quieras

soyresponsable
Un malware puede rastrear la geolocalización de los smartphones detectando el consumo de energía del dispositivo
por soyresponsable Sobre 18 Marzo, 2017
Tecnología

A nadie le gusta que le espíen y mucho menos que le persigan allí donde vaya. De hecho, los smartphones ya nos preguntan si queremos dar nuestra geolocalización para que el satélite localice nuestra posición vía satélite (muy útil cuando estamos de viaje o usamos aplicaciones donde queremos situarnos en un mapa y/o encontrar un sitio). Sin embargo, muchos tenemos recelo a ello ya no solo por la privacidad que nos resta el hecho de estar “expuestos” a radares, sino por el temor a que nos entre un virus o un software malicioso o malware,

Compra con causa social destinando el 100% a Músicos por la Salud

De virus y malware

En un mundo donde las tecnologías ganan cada vez más terreno a los límites de la privacidad -pongamos el escándalo de Facebook como ejemplo, donde el “malware” o intruso era ni más ni menos que ¡el gobierno federal de los Estados Unidos!-, cada vez tenemos más recelo ante la posibilidad de que nos rastreen sin darnos cuenta, amén de los virus que nos puedan contagiar -incluso “matar”- nuestro ordenador o dispositivo. Desgraciadamente, ya no nos basta con no dar permiso al 3G para que se active el geolocalizador y sepamos (o sepan…) dónde estamos.

La energía que nos delata y lesiona nuestra privacidad

En efecto, un estudio de la prestigiosa Universidad de Stanford ha demostrado que el malware es tan sutil que puede perseguirnos allí donde estemos sin que tengamos conectado el geolocalizador para tal efecto. La clave de nuestra posición: la transmisión de energía. Utilizando el consumo eléctrico del teléfono, que se averigua midiendo la distancia a la que se encuentra este de la antena más próxima, se averigua la posición del mismo y, por ende, del titular de la línea. Según variamos la posición respecto a la antena, el consumo energético cambia porque necesita más o menos cantidad de energía para conectarse con la antena, lo que da otra posición al malware que nos está pisando los talones…

Un malware limitado

Así, desde varias rutas potenciales, el malware detecta la que debe seguir el usuario del teléfono según sus pasos, ya que su perfil energético cambia en referencia a las antenas receptoras que tenga a su alrededor… Tan sencillo como eso.

Pero este malware tiene dos condicionantes que lo determinan: uno, que el usuario tiene que estar desplazándose o en movimiento, fuera de su casa, y tampoco vale que el propietario del teléfono esté en una cafetería, biblioteca o restaurante para que el malicioso software dé con su posición, sin una ruta que haya seguido desde su casa para llegar allí. Y dos, que el “espía” debe elegir entre varias rutas potenciales y discriminar entre ellas (es sí, con más de un 90 % de posibilidades de acierto, según el estudio).

Compra con causa social destinando el 100% a Músicos por la Salud

2Comentarios
Deja tu respuesta
  • rafael
    27 Abril, 2016 at 2:24 am

    como elimino el malware

    • soyresponsable
      soyresponsable
      10 Junio, 2016 at 12:17 am

      Hola Rafael.
      Gracias por tu comentario.
      La respuesta a tu pregunta es amplísima.
      Te proponemos como sugerencia:
      – Que acudas a una empresa de informática
      – Que busques a un amigo o conocido que disponga de los conocimientos para ayudarte
      – Que adquieras tú mismo esos conocimientos, buscando y buceando en Google
      Esperamos haberte servido de ayuda
      Gracias

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo