Voluntariado en Estados Unidos. ¿Cómo conseguirlo?
Previo
Aleatorio
Una APP para que no se desperdicie ningún alimento
Siguiente
La diferencia para Google entre mujeres y hombres,soyresponsable.es
Tecnología

Mujeres y hombres no son iguales para Google

No dudábamos que Google, como muchas otras empresas, utiliza el rastro que dejamos al navegar por la red para ofrecernos posteriormente publicidad, pero ¿cómo procesan los buscadores y las empresas esa huella que deja el usuario en internet?

¿Es éticamente aceptable la interpretación que realizan muchas compañías de la información del internauta sabiendo que tanto mujeres y hombres hacen uso por igual de las herramientas de búsqueda en internet ? Al parecer, y de acuerdo con las conclusiones que se desprenden de una nueva herramienta, AdFisher, para analizar el procesamiento de datos de los usuarios por parte del gigante Google para ofrecerlos a webs de terceros, discriminaba a las mujeres.

Concretamente, a través de esta herramienta diseñada por el Instituto Internacional de Informática y la universidad estadounidense de Carnegie Mellon, se percibió que a los hombres que buscaban trabajo les mostraban anuncios de ofertas laborales relacionadas con puestos de mando bien remunerados. Las mujeres, en cambio, no visualizaban estos puestos.

Del mismo modo, la aplicación de análisis de datos creada por las dos organizaciones norteamericanas puso de manifiesto que la herramienta de transparencia que ofrece el gigante informático no siempre tiene en cuenta datos relevantes para dirigir publicidad. Por ejemplo, el buscador interpretó que un usuario que visitaba una página web sobre el abuso de sustancias estaría posteriormente interesado en centros de rehabilitación, por ello le mostraba anuncios de este sector.

[Te gustará: Retargeting: ¿Por qué me persigue ese anuncio?]

Estos son únicamente dos ejemplos de las valoraciones que emplea el buscador para filtrar el constante goteo de datos que dejamos los usuarios al navegar, teclado y ratón en mano, por la red de redes. En la misma línea, podríamos encontrar diariamente decenas de ejemplos de anuncios publicitarios on-line que se basan en estereotipos de género, edad o zona geográfica para segmentar a los usuarios, diferenciándolos entre mujeres y hombres.

Ahora bien, independientemente del juicio ético que merezca esta actitud para los usuarios comprometidos con un mundo igualitario, legalmente el gigante de Internet no viola ninguna normativa de privacidad, lo que dificulta los reproches legales –aunque no morales– hacia la compañía.

[Te puede interesar: El malware que sigue tus pasos]

¿Cómo justifican esta diferencia entre mujeres y hombres?

Es más, y a pesar del silencio inicial de la compañía, el buscador ha argumentado posteriormente que las categorías de intereses del internauta que se muestran sólo controlan algunos de los anuncios de Google que se muestran en los ordenadores de los usuarios, mientras que en otros casos son terceras empresas las que aplican sus propios datos y las que condicionan la publicidad que perciben  mujeres y hombres internautas.

En cualquier caso, cabe apelar a la verdadera responsabilidad de las empresas que emplean los datos que deja la navegación de los usuarios para reflexionar sobre la trascendencia y el impacto negativo que pueden llegar a tener la clasificación de los ciudadanos, mujeres y hombres, en función determinados estereotipos.

¿Navegamos hacia una sociedad igualitaria,  comprometida con los valores si nos anclamos en prejuicios sociales? ¿Ha llegado el momento de comenzar a superar, también en las nuevos espacios de comunicación, la discriminación social?

[Te recomendamos: Película donde viven las mujeres]

En contra de la discriminación de género #equipares #soyresponsable.es Clic para tuitear

Comentarios
Deja tu respuesta

Deja tu comentario

soyresponsable
soyresponsable
Transformar la realidad en un futuro más #sostenible
Conoceme Mejor
Soy: soy responsable
Me gusta: La diversidad, el bienestar, la naturaleza. Convencidos de la importancia que tienen las acciones individuales como motor de los cambios colectivos. La posibilidad de construir un futuro mejor empezando por los cambios en uno mismo
No me gusta: El egoismo